Quantcast

Los bebés aprenden sus primeras palabras en el vientre


9/12/2013, 11:37 a.m.
Los bebés aprenden sus primeras palabras en el vientre
Para llegar a esta conclusión los científicos emplearon sensores encefalográficos para registrar la actividad cerebral de los bebés en el área encargada de la memoria. El experimento inició en el último trimestre del embarazo, periodo durante el cual la madre debía reproducir varias veces a la semana una pista de audio con sonidos y voces humanas. |

Durante la última etapa del embarazo, allá por la semana 36 ó 37, el bebé escucha perfectamente todos los sonidos que llegan al vientre materno pero, no sólo eso, también es capaz de retenerlos en su memoria. Según un estudio realizado por la Universidad de Helsinki (Finlandia), los recién nacidos podrán reconocer los tonos de voz de las personas que estuvieron cerca de la madre pero un dato significativo es que, además, tendrán la capacidad de identificar las palabras aprendidas durante su gestación.

Sensores prenatales

Para llegar a esta conclusión los científicos emplearon sensores encefalográficos para registrar la actividad cerebral de los bebés en el área encargada de la memoria. El experimento inició en el último trimestre del embarazo, periodo durante el cual la madre debía reproducir varias veces a la semana una pista de audio con sonidos y voces humanas.

Cuando los pequeños nacieron se les sometió a la escucha de la misma secuencia de sonido y mostraron una señal neuronal de reconocimiento, así como la habilidad de detectar diferencias entre sílabas y longitud vocálica.

Se ratifica el aprendizaje intrauterino

Anteriormente ya se había revelado la existencia del aprendizaje intrauterino, pero no de forma concluyente. En 1988 se realizó el primer estudio en el que se sugería que los recién nacidos eran capaces de reconocer la canción de la telenovela favorita de la mamá. Años más tarde, en otra investigación se detectó que los bebés nacían familiarizados con el lenguaje de los padres y parecían identificar el significado de las palabras.

Las investigaciones anteriores estaban basadas en conductas neonatales, lo cual representaba un problema de validez. Con esta nueva evidencia se demuestra de una vez por todas que el aprendizaje humano comienza en el útero y que la capacidad que tiene el bebé para procesar el sonido es mucho mayor de lo que se creía.