Quantcast

Más hispanos en las escuelas


Perla Lara | 8/15/2014, 6 a.m.
Más hispanos en las escuelas
El proceso de admisión de Teach For America continua siendo muy selectivo, con una tasa de aceptación del 15 por ciento este año. |

Más hispanos en las escuelas

Maestros y alumnos latinos aumentan copiosamente

Perla Lara

El grupo de aspirantes de Teach For America de este año es el más diverso hasta ahora. La mitad de los más de 50,000 candidatos se identificaron como minorías, incluyendo más de 5,200 que se identificaron como latinos.

Como parte de sus esfuerzos de reclutamiento y de acuerdo con su apoyo al DREAM Act, Teach For America trabaja con escuelas y distritos para crear una ruta hacia la docencia para personas con estatus DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals).

Entre sus 37,000 egresados—de los cuales más de 2,500 se identifican como latinos—casi dos tercios trabajan en el campo educativo de tiempo completo, incluyendo 11,000 maestros y más de 1,000 directores escolares o líderes del sistema educativo.

Fialdelfia.Pa El anuncio en la entrada principal de la escuela Jane Cornell del condado más pudiente de Pensilvania dice “Welcome” en inglés y “Bienvenidos” en español. Recientemente se anunció que este nuevo año escolar por primera vez en los alones de clases no prevalecerán los blancos arios como mayoría, pues la suma de minorías es mayoría. Y esto en mucho se debe al crecimiento de la comunidad latina en esta nación de naciones. Poco después de esta noticia se dio a conocer en Nueva York que el grupo de 5,300 maestros incluye 40 individuos con estatus DACA. “Teach For America” proveerá 700 nuevos maestros latinos para los salones de clases de todo el país, más del doble de maestros que la organización proveía hace tan sólo cuatro años. Estos profesores latinos representan el 13 por ciento del cuerpo docente y son parte del 50 por ciento de aquellos que se identifican como minorías.

Teach For America es uno de los principales proveedores de maestros latinos del país. Los latinos representan el 12 por ciento del cuerpo de 10,600 maestros de primer y segundo año de Teach For America que servirán a 660,000 estudiantes en 50 regiones de los 35 estados y en el Distrito de Columbia.

“La desigualdad educativa es un problema que se puede solucionar, pero nos queda claro que aún no tenemos todas las soluciones para combatir los efectos de los problemas sistémicos, como el racismo y la pobreza”, afirmó Matt Kramer, co-presidente de Teach For America. “Nos sentimos orgullosos de que nuestros nuevos maestros representen un grupo más diverso que los grupos anteriores”, dijo Elisa Villanueva Beard, co-presidente de Teach For America. “Sabemos que los maestros que provienen de diferentes disciplinas pueden tener un impacto importante en las trayectorias de sus estudiantes y estamos agradecidos de que nuestro nuevo cuerpo docente aporte un talento tremendo, además de un mayor rango de experiencia personal y profesional”.

El proceso de admisión de Teach For America continua siendo muy selectivo, con una tasa de aceptación del 15 por ciento este año. Más del 80 por ciento de los estudiantes que asisten a más de 3,000 escuelas públicas asociadas con Teach For America son latinos o afroamericanos y más del 75 por ciento son elegibles para el programa federal de almuerzos escolares. Algo en lo cual hay mucho por reflexionar, sobre todo considerando que este año, por primera vez en la historia de EE.UU., el número de estudiantes de minorías sobrepasará al de los blancos en escuelas públicas, según prevé el Centro Nacional de Estadísticas de Educación (NCES). Los blancos no hispanos seguirán siendo el grupo racial más grande, con un 49,8% del total de la población escolar, pero los estudiantes de las minorías, tomados en forma combinada, serán la mayoría. Alrededor de un cuarto de los estudiantes de minorías son hispanos, 15% negros y 5% asiáticos y de las islas del Pacífico. Los estudiantes de raza mixta o de pueblos originarios son menos. El resultado podría tener tensiones raciales como las que se han presentado en ciudades como Luisana y Chicago.