Quantcast

Héctor Maisonave


Orgullo Boricua en Filadelfia

Perla Lara | 8/22/2014, 10:18 a.m.
Héctor Maisonave
...“Héctor Maisonave, ha recibido varios reconocimientos por sus destacados logros en la música pero está por ser galardonado directamente por manos del presidente Barack Obama”. | José Hernández

Por sus venas corren notas musicales nos cuenta el mítico Héctor Maisonave, en varios encuentros donde pudimos conversar con este musicólogo que a través de este arte pudo ir curando las heridas de guerra.

En realidad nunca se curan del todo, pues el trauma de quien vive esa experiencia permanece el resto de la vida, asegura Maisonave; sin embargo él regresando de la Guerra de Corea, a mediados de los cincuenta aprovechó su pasión por la música para poderla utilizar de terapia y desde entonces no solo pudo reincidirse en la sociedad como muchos de los sobrevivientes de esa espantosa guerra no lograron. La ahora leyenda viviente, ha triunfado en la producción del competido mundo de la música tropical, en especial de la salsa, por lo que ha sido multipremiado.

Héctor Maisonave, ha recibido varios reconocimientos por sus destacados logros en la música pero está por ser galardonado directamente por manos del presidente Barack Obama, ya que Maisonave fue elegido para recibir en un próximo evento conmemorativo de la Guerra de Corea y de la historia de la unidad a los 60 años, el reciente otorgamiento de la medalla del congreso al Regimiento 65 de Infantería, los "Borinqueneers".

El “Congressional Gold Medal” es uno de los honores más altos de la nación y fue aprobada por unanimidad por la Cámara de Representantes y el Senado, y firmada por el presidente Obama el 10 de junio.

“Éramos un grupo de jóvenes que no compartía un apellido, pero éramos una familia; compartíamos el mismo sentimiento”, recuerda el veterano guerrero. Realmente en sus condiciones tenían muy pocas posibilidades de sobrevivencia. Más que destruir al enemigo era contenerlo, entretenerlo. Eran carne de cañón por lo disímil de las fuerzas, tanto en cantidad como en recursos y circunstancias. Ellos eran menos de 3000 soldados contra de 40 a 50 mil asiáticos. Era una misión imposible. Los proyectiles de artillería cayeron sobre ellos durante las horas del día, y las marejadas de soldados chinos golpearon sus líneas por la noche. Lo que mantuvo vivo a los que sobrevivieron no era el armamento, ni el uniforme, era lo que llevaban dentro. Una fuerza interior que en su mayoría la traía desde la isla del encanto, considera Maisonave.

Él como muchos jóvenes boricuas quería entregarse al prospero mundo que les recibía en los Estados Unidos de América aunque no siempre les acogió. No saber el idioma fue uno de los principales problemas por lo que tuvieron que enfrentar discriminación dentro y fuera de las filas de la milicia.

La Guerra de Corea librada entre 1950-1953, fue un evento que cambia la vida y que siempre ha permaneció con ellos. Los esfuerzos del Capitan Frank Medina propulsor del reconocimiento fueron apoyados localmente en Pennsylvania por el Senador Mike Stack (D., Phila.), Su asistente legislativo Juvencio González, y las organizaciones de veteranos que instó a la Cámara de Representantes y al Senado para otorgar este reconocimiento. Maisonave está muy orgulloso que sus compañeros y amigos como George Pérez, Comandante José Meléndez, y Wilfredo Gonzales, así como el Representante Ángel Cruz, hayan creído que él fuera el indicado para recibir el reconocimiento de manos del presidente. Este gran conversador que esta por publicar sus memorias, con su biógrafo Cesar López, considera que es un paso muy importante porque muchas de las familias y amigos de los veteranos, hasta ahora están aprendiendo lo que los Borinqueneers lograron.