Quantcast

Necesito a mi esposo


7/10/2014, 6:15 p.m.
Necesito a mi esposo
Mariza con sus hijos afuera de la prisión de York dando su testimonio e implorando misericordia. |

Necesito a mi esposo

Carta de una lectora al editor

Norristown- Hola Soy Maritza Guzmán, quiero hablar sobre la situación de mi familia; como ya se sabe mi esposo Víctor Ibarra Jiménez, está detenido en York por algo injusto, el hecho de no traer licencia. Todo comenzó en el mes de marzo; recordaran que este año fue muy fuerte en las nevadas que azotaron a Pennsylvania. Un día mí esposo estaba guiando la camioneta del trabajo, había mucho hielo, la camioneta se deslizó y le pego a otro carro. No fue accidente de gravedad porque no hubo heridos ni pérdidas materiales, solo un poco de rayones en el otro carro. Mi esposo se detuvo para hablar con la persona afectada para que no llamara la Policía; él le comento que se hacía cargo de todo; que la camioneta tenía seguranza y podía pagarle los daños a su carro, pero al parecer desgraciadamente era una persona racista porque ella le dijo que tenía que llamar la policía, porque no traía licencia. Cuando llego la policía le pidió a mi esposo una ID; el presento la matrícula consular; Ella se la aventó y dijo que eso no era válido, que le contestara donde la había comprado; el dijo que no era comprada que era legal, que la había tramitado en el consulado mexicano, y con una pequeña burla entre los labios continuaba la policía dudando de esa ID. La policía mujer de tez oscura se sabe aquí en Norristown que esa policía es demasiado racista con los mexicanos; ella le pregunto todo sus datos y le dijo que le llegaría su ticket por correo. Pero cuando llegó el sobre del mencionado ticket, era una corte y de ahí pasaría a tomarse huellas. El se presentó a su primera corte el 8 de mayo, pero no miró, al juez, no hablo con nadie; solo se presentó al building y el abogado que su patrón por 10 años le puso para evitar las huellas, pero en realidad solo peleaba el ticket más barato; eso lo miramos en la última corte que fue el 14 de mayo, donde si vio al juez, quien le dijo que tenía que sacarse las huellas y se terminaría todo en la siguiente corte y que le mandarían un aviso de la fecha. El salió de ahí y me llamó por teléfono; estaba muy contento porque no lo detuvieron, pero al siguiente día lo estaba esperando migración a las 6:30 de la mañana fuera de mi casa, cuando iba saliendo al trabajo y lo detuvieron y se lo llevaron. Mi esposo tenía miedo de sacarse las huellas porque él había sido deportado en el año del 97, donde hubo una redada en donde trabajaba en limpieza en una fábrica de carne y llegó migración y se llevó a casi a todos los trabajadores. Esa era la única preocupación de mi esposo porque el jamás a tenido problemas con la policía, jamás ha sido un hombre irresponsable, siempre ha trabajado de sol a sol para darnos lo mejor. En México vivimos una vida demasiado pobre; vivíamos en una casa de cartón sin agua y sin luz, pasamos hambre y frío mi niño el mayor sufrió demasiado ya que todos mis hijos han padecido asma desde que nacieron. Él se enfermaba constantemente, yo me imagino que era la situación donde vivíamos. Mi primera hija murió a causa de neumonía porque no tuvimos dinero para ir a un médico privado; se nos murió en los brazos. Se imaginan la desesperación de que no me querían atender porque había muchos pacientes adelante de mi bebe, ella tenía 2 años cuando murió pero siempre enferma de los pulmones. A los 4 días que ella falleció nació mi niño Christopher que también inició con los mismos síntomas que mi niña siempre se enfermaba, fue entonces cuando mi esposo decidió venirse a Estados Unidos para no perderlo también a él. Volvió a ingresar a este país en el 2003 después en el 2005 nos venimos nosotros mi niño y yo, desde entonces vivimos económicamente bien pero siempre con miedo de la policía. Mi esposo se ha dedicado a nosotros y a su familia en México ya que tiene a su madre enferma. Y él es quien siempre ha mirado por ella, Víctor ha pasado muchas tristezas; cuando murió el papa de él no pudo ir a despedirlo, después su hermano el pequeño se suicidó por una tremenda depresión que tenía y tampoco pudo ir a México a consolar y apoyar a su madre.