Quantcast

Podemos mejorar su vida


Démosles la oportunidad

Perla Lara | 9/5/2014, 3:35 p.m.
Podemos mejorar su vida
Frankie’s Word Foundation 1011 Poplar Street. Philadelphia PA. 19123. 215 763 0151. www.frankiesworld.com | José Hernández

Philadelphia.- Como padres hay un miedo común al que nos enfrentamos. Todos deseamos que nuestros hijos nazcan y crezcan sanos y algún día puedan ellos mismos tener su propia independencia y formar una familia, pero esto no siempre es posible. Por una multiplicidad de razones, difíciles de prevenir y que nadie debe juzgar, hay niños que no tienen las mismas condiciones que la mayoría, y necesitan una atención especial.

En El Sol Latino vamos a dedicarle atención a este tema durante algunas ediciones, ya que si bien la educación regular es un tema del interés de todos y más en un condado que esta desde hace tiempo padeciendo una crisis sistémica en el sistema educativo; no debemos perder de vista la educación para nuestros niños con necesidades especiales.

Enfrentar una condición médica crónica o discapacidad de nuestros pequeños, es un reto muy difícil, empezando por la misma aceptación, pero al hacerlo podremos emprender un camino a una mejora significativa en la vida de nuestros hijos, y aun mejor en algunos casos a una rehabilitación que aunque no sea total si transformará de manera importante el diario vivir de todos los miembros de la familia en especial de los que padecen la condición en carne propia.

Vivir en este país ofrece una variedad de posibilidades que en muchos de nuestros países de origen aún están muy lejanos. Aunque nadie desea tener que batallar con un problema que afecta con la salud de nuestros hijos, si nos ha tocado vivir esa experiencia tenemos la obligación de hacerla más llevadera para los directos afectados.

Los seguros médicos de los niños en los Estados Unidos cubren en su mayoría diferentes tipos de intervención, sin embargo no es el único camino para que nuestros hijos con alguna necesidad de cuidado médico, reciban la atención que merecen.

Si bien muchos de los padres, (inclusive los que no tienen un status migratorio definido, ni sus hijos) tienen conocimiento de los servicios a los que tienen acceso, aun no tenemos la suficiente información sobre los recursos alternativos que existen para que nuestros hijos reciban todos los recursos que existen para ayudarlos a que su condición médica sea lo menos gravosa para ellos principalmente y también para toda la familia, que en muchas ocasiones se ve afectada no solo en lo emocional y en lo difícil que a veces resulta lidiar con la condición vulnerable de un hijo que padece una condición médica que requiere de atención continua.

La mayoría de las veces uno de los padres no puede trabajar para acudir a su hijo, y poder atender la serie de terapias que los seguros provén en las propias casas de los pequeños, por ejemplo la de lenguaje, las fe los fisioterapistas, la de los nutriólogos, la de desarrollo etc. En muchas ocasiones los niños viven con un calendario lleno de terapias, visitas médicas etc., pero no tienen un adecuado desarrollo social, y académico, lo que provoca además del aislamiento que los niños pierdan parte fundamental de la etapa de la infancia. La socialización y el juego son parte vital de todos los niños independientemente de sus condiciones, físicas, metales o sociales.