Quantcast

Nuestra Inteligencia


Fernando Mendez | 8/14/2015, 2:28 p.m.
Nuestra Inteligencia
Mullah Omar, el jefe tuerto también vivía tranquilo en Karachi, donde existe una red de los talibanes. |

La nueva revelación de que el líder de los talibanes en Afganistán murió hace dos años es prueba de que todavía estamos operando con inteligencia defectuosa en esa parte del mundo. Realmente no sabemos en quien podemos confiar. Los saudíes han demostrado ser aliados muy poco fiables y sabemos que no se puede confiar en el ejército de Pakistán.

Al parecer, también ayudaron a Mullah Omar, que vivía en Karachi vendiendo patatas hasta que regresó a Afganistán. Osama bin Laden había estado viviendo en la misma casa en Pakistán durante más de cinco años, hasta que fue identificado y asesinado. Mullah Omar, el jefe tuerto también vivía tranquilo en Karachi, donde existe una red de los talibanes. Haseeb Sediqi, portavoz del servicio de inteligencia de Afganistán anunció que Omar murió en un hospital de Karachi en 2013 y que había informado de ese hecho al gobierno de Afganistán. Dijo que había mencionado el asunto al menos tres veces.

La conclusión es que Estados Unidos continuaba ofreciendo 10 millones de dólares por información acerca de un hombre que murió hace dos años y nuestro gobierno no lo sabía.

Ahora es necesario cuestionar la calidad de la información que nuestro gobierno está recogiendo. Decisiones importantes, como la invasión de Irak y Afganistán se basan en esa información terminando en el desperdicio de tropas y recursos. Más importante aún, nuestra comunidad de inteligencia debe andar preocupada en cuanto a cómo asesorar al presidente. Nuestro gobierno está en el medio de negociaciones serias con Irán y no debe haber dudas sobre la calidad de la información que llevó a nuestros líderes a firmar un acuerdo.

Tal vez todos nuestros recientes errores en la política exterior se deben a la mala inteligencia y eso es una cuestión de vida o muerte.

Haz Click AQUI para leer la version en Ingles