Quantcast

Dieta sin lácteos, ¿realmente es mala la leche?


Redacción Agencias | 10/12/2015, 10:04 a.m.
Dieta sin lácteos, ¿realmente es mala la leche?

La leche tiene múltiples beneficios: es fuente de calcio, fósforo, magnesio, aminoácidos esenciales, vitamina B y proteínas. Sin embargo, cada vez más personas decir omitirla dentro de su dieta ya sea porque les produce alergia (intolerancia a la lactosa) o porque, en últimas fechas, se ha descubierto que no es tan buena como se creía y también tiene ciertas repercusiones.

De acuerdo con Nonantzin Martínez, en un artículo publicado en la revista Buenhogar, GoodHousekeeping, México, existen investigaciones según las cuales la leche podría ser causante de inflamación estomacal y dificultar la pérdida de peso, pero no solo eso, también podría ser detonadora de cánceres de ovario, mama y próstata.

Sin embargo, en el mismo texto se refiere que, antes de eliminar cualquier alimento de la dieta, hay que observar qué es lo que cae bien al organismo y no seguir solo tendencias. Para tomar una buena decisión, aquí algunos pros y contras de la leche.

Beneficios de la leche

  • Es un alimento que aporta muchos nutrientes como el calcio, lo cual reduce el riesgo de osteoporosis y hace que tus huesos se mantengan fuertes.
  • Aporta proteínas que son fácilmente asimilables por el organismo, así como hidratos de carbono, agua, vitaminas y minerales.
  • Durante la infancia y la adolescencia ayuda al crecimiento y desarrollo óseo.
  • Favorece la formación de nuevos tejidos durante la niñez, el embarazo, fracturas y quemaduras.
  • Al tratarse de un alimento alcalino disminuye la acidez estomacal en algunas personas.
  • Promueve el crecimiento de la flora bacteriana, debido a que contiene vitaminas del complejo B.
  • Gracias a su alto contenido de magnesio, previene la diabetes mellitus.
  • Favorece la prevención de caries.

Los contras

  • Personas alérgicas, con intolerancia a la lactosa, podrían presentar gases, inflamación y diarrea.
  • En personas sensibles puede producir cólicos abdominales, colon irritable y úlceras (debido al efecto rebote de la secreción ácida, al momento se calma la acidez, pero luego aumenta).
  • La leche entera tiene un alto contenido de azúcares y grasas, por lo que, en exceso, podría se causa de sobrepeso.
  • Algunos sugieren que podría agravar la artritis reumatoide, debido a que los complejos antígenos- anticuerpos generados por la leche pueden depositarse en las articulaciones provocando inflamación y entumecimiento.
  • Se dice que podría generar ciertos tipos de cáncer como el de ovario y próstata. Datos del Instituto Nacional de Cáncer en los Estados Unidos, revelaron que los productores de leche inyectan a las vacas una hormona de crecimiento para que produzcan más leche, pero que eleva el nivel de la hormona de crecimiento insulínico, la cual se relaciona con el cáncer.
  • En otros estudios se relaciona la leche con la anemia ferropénica, especialmente en infantes, debido a que no aporta suficiente hierro al organismo.
  • Las grasas saturadas de la leche, así como la caseína, aumentarían el nivel de colesterol en la sangre y podría predisponer a enfermedades cardiacas.
  • En algunas personas se ha relacionado el consumo de leche con la aparición de cataratas, debido a que contiene galactosa, sustancia que puede ocasionar opacidad del cristalino.
  • Es un alimento delicado que mal procesado o conservado podría ser fácilmente contaminado por bacterias, productos químicos o radiactivos.