Quantcast

La dinastía de los Fujimori


4/11/2016, 4 p.m.
La dinastía de los Fujimori

Tras el escrutinio de 15 mil actas electorales, ONPE publicó su primer reporte oficial al 20,1%: Keiko Fujimori tiene el 38.04%. Le sigue Pedro Pablo Kuczynski con 25.48% y Verónika Mendoza con 16.22%. Esta aún no es una muestra representativa. Alfredo Barnechea se ubica en el cuarto lugar con 7.96%, seguido por Alan García con 6.39%.

La vida del clan Fujimori cambió de la noche a la mañana en el momento en que Alberto Fujimori llegó al poder en junio de 1990, tras derrotar en las urnas al escritor Mario Vargas Llosa. Entonces la candidata a las presidenciales de este domingo en Perú, Keiko Sofía, tenía 15 años. La política transformó la vida familiar como un torbellino porque tres años más tarde la ahora aspirante a la presidencia asumiría el cargo de primera dama en sustitución de su madre, Susana Higuchi, tras la ruptura del matrimonio. Fujimori e Higuchi tuvieron cuatro hijos: Hiro Alberto, Keiko Sofía, Sachi Marcela y Kenji Gerardo.

En marzo de 1992, la exprimera dama denunció a la prensa que sus cuñadas Clorinda de Fujimori y Rosa Fujimori traficaban con la ropa donada que llegaba desde Japón y la vendían como nueva en una de sus tiendas. El 5 de abril de este año, Fujimori realizó un «autogolpe» contra el Congreso y el Poder Judicial. Higuchi denunció presiones para que se retractase de la denuncia contra sus cuñadas, hasta que se separó de su esposo.

Desde el principio los cuatro hermanos de Fujimori, Santiago, Rosa, Juana (y su esposo Victor Aritomi, que llegó a ser embajador en Japón) y Pedro participaron de forma activa en el gobierno. En la actualidad todos, salvo Santiago que vive en Lima, son prófugos de la Justicia.

Como primera dama Keiko tuvo un perfil bastante bueno ante los peruanos. Aunque no participó de forma directa en el gobierno, se recuerda que en 1998 firmó la petición de un reférendum promovido por la oposición para que su padre no se presentase por tercera vez a la presidencia en el año 2000. La crisis de la corrupción llevó a Alberto Fujimori a renunciar a la presidencia por fax desde Japón ese mismo año.

Desde que en 2009 el expresidente fue condenado a 25 años de cárcel por corrupción y delitos de lesa humanidad, Keiko y sus hermanos han pedido sin éxito el indulto para su padre a los presidentes Alan García y Ollanta Humala.

Kenji Gerardo es otro de los hijos de Fujimori que se dedica a la política. En 2011 fue el congresista más votado y ahora vuelve a competir por un escaño. Kenji, el benjamín de los Fujimori, representa la esencia del fujimorismo más duro y es la voz de su padre,que no puede hablar ante los medios por encontrarse en prisión. A veces critica medidas tomadas por su hermana en el partido Fuerza Popular.

La sombra sobre Keiko Fujimori no se remite solo a los delitos cometidos durante el gobierno de su padre (1990-2000) sino a la investigación judicial sobre el dinero que se utilizó para pagar sus estudios y los de sus hermanos fuera del país.