Quantcast

Sacan a un niño de una escuela en California por su ADN


Ley de Discriminación por Información Genética

Redaccion Agencias | 2/3/2016, 7 p.m.
Sacan a un niño de una escuela en California por su ADN

Suena como una escena de una película de ciencia-ficción, pero, se le pidió a Colman Chadam, un par de semanas después de asistir a sexto grado en una escuela secundaria en Palo Alto, California, abandonar a causa de algo que sus padres revelaron a los profesores acerca de su ADN.

El problema era que Chatham tiene algunos de los marcadores genéticos para la fibrosis quística, una rara enfermedad hereditaria que afecta gravemente los pulmones y el sistema digestivo, por lo que un paciente es muy susceptible a las infecciones contagiosas. Tener estos marcadores no significa que tenga la enfermedad, y Chatham nunca ha mostrado ningún síntoma relacionado, pero debido a que su escuela ya tenía otros dos estudiantes en la asistencia con la fibrosis quística, Chatham estaba fuera.

¿Aún así te parece una locura? Bueno, es y no es. Es, porque a pesar de lo que aparece en su ADN, Chatham nunca ha sido diagnosticado con fibrosis quística. Pero la escuela hizo lo que hizo porque las personas que sufren de fibrosis quística necesitan ser separados de las demás personas debido a un mayor riesgo de "contaminación cruzada" cuando se trata de ciertos gérmenes.

"En las personas con fibrosis quística, el moco espeso y pegajoso que obstruye los pulmones también permite a los gérmenes prosperar y multiplicarse. Esta acumulación hace que sean más susceptibles a desarrollar infecciones pulmonares", explicó la Fundación estadounidense de Fibrosis Quística.

Cuando hay más de una persona con fibrosis quística en la escuela, es esencial que se mantengan un mínimo de 1,8 metros de distancia el uno del otro. Los gérmenes pueden extenderse hasta 1,8 metros a través de gotas liberadas en el aire cuando las personas tosen o estornudan.

Los padres de Chatham alegan que después de revelar detalles médicos de su hijo a la escuela con confianza, un maestro transmitió esta información a los padres de los pacientes con la fibrosis quística. Se quejaron de que la asistencia de Chatham plantea un riesgo grave para la salud de sus hijos, y así se le pidió que se fuera.

Cualquiera sea el resultado, es probable que sentaría un precedente muy interesante, ya que nos dirigimos hacia un futuro en el que las pruebas genéticas ya no son costosas. Si cualquier persona, cualquier padre, tiene acceso a las pruebas de ADN, éste tipo e situaciones ocurrirían con más frecuencia y entonces existiría una gran discriminación hacia personas con trastornos genéticos.

Como informó Sarah Zhang en Wired, la Ley de Discriminación por Información Genética federal (GINA) ha prohibido única y específicamente la discriminación genética en dos casos: el empleo y seguro de salud.