Quantcast

Economía en América Latina y el Caribe caerá 0,3% este año


Según el Fondo Monetario Internacional (FMI);

Carjuan Cruz-Lopenza | 1/20/2016, 6 p.m.
Economía en América Latina y el Caribe caerá 0,3% este año
De las economías latinas, México es la que tiene mejor proyección, pues de la región es el país cuyo desempeño depende más del comportamiento de Estados Unidos, que de China. |

La economía de América Latina y del Caribe caerá 0,3% este 2016, según las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI); disminuyendo el pronóstico que dio en octubre cuando señalaba que crecería 0,8%. Así, la región estaría en su quinto año estancada.

El organismo explicó que los ajustes hechos en sus proyecciones se debieron al comportamiento de la economía de Brasil; la situación en el Oriente Medio, la cual indica que el petróleo continuará disminuyendo; y a Estados Unidos, pues aunque el FMI preveía que tendría un mayor impulso, el país mantendrá su ritmo actual, alrededor de 2,6%.

La desaceleración de la economía China, que busca incentivar su crecimiento interno y bajó sus exportaciones de materias primas, impactó con fuerza el desempeño de los países latinoamericanos, que dependen en gran medida de las compras que les hace el país asiático. En el caso de Brasil en particular, la caída será de 3,5%, similar al de 2015, cuando cayó 3,8%. El FMI estima que saldrá de la recesión para el 2017.

El organismo pronostica un crecimiento en China de 6,3% para este año, lo misma que proyectó en octubre. Y estima que para el 2017 continuará la desaceleración, pues su economía crecerá 6%. El año pasado el país asiático creció 6,9%, que si bien sigue siendo un porcentaje significativo, es el más bajo registrado desde hace 25 años.

De las economías latinas, México es la que tiene mejor proyección, pues de la región es el país cuyo desempeño depende más del comportamiento de Estados Unidos, que de China. El FMI estima que la nación azteca crecerá 2,6%.

La recomendación de los expertos para los países de la región es que ante estos pronósticos entiendan la necesidad de diversificar las exportaciones, disminuir la dependencia de materias primas, darle empuje a la innovación tecnológica y crear fondos o contrapartidas que se fortalezcan en las épocas de bonanzas, y protejan la economía en tiempos de tempestad.