Quantcast

Los veteranos de los EE.UU que se fueron a vivir a Vietnam


Se fueron a curar heridas de guerra

Fuente BBC MUNDO | 5/30/2016, 9:14 a.m.
Los veteranos de los EE.UU que se fueron a vivir a Vietnam

Más de 40 años después del fin de la guerra de Vietnam, decenas de envejecidos soldados veteranos estadounidenses han regresado al país asiático para vivir allí.

Algunos tuvieron dificultades para adaptarse a la vida civil en Estados Unidos. Otros volvieron con la esperanza de expiar las injusticias que ellos creen fueron cometidas durante la guerra.

Al pie de una de las Montañas de Mármol de Da Nang, mujeres con sombreros de cono caminan vendiendo souvenirs.

Un ascensor lleva a los turistas a la cumbre, desde donde, a un lado ven la campiña del centro de Vietnam y al otro hacia el Mar de China Meridional.

En 1968 David Edward Clark acampaba detrás de estas montañas, en una época en que era imposible escalarlas, dice el hombre de 66 años.

Quien intentara hacerlo era blanco fácil de los miembros del Vietcong, el Frente Nacional de Liberación de Vietnam (FNLV), que acampaba en un lugar cercano.

"Nosotros incluso teníamos la regla de nunca salir del campamento sin una pistola", dice Clark.

"Así que yo siempre andaba con un (rifle) M16. Y ponía el arma en la cara de cualquier vietnamita que me encontraba. Hombres, mujeres y niños. Quería que me tuvieran miedo. Eso me daba una enorme oportunidad de sobrevivir", dice.

Cuarenta años más tarde Clark regresó a Vietnam, esta vez no para combatir a los comunistas, sino para construir una nueva vida.

Clark es uno de casi 100 veteranos estadounidenses, quizás más, que se han establecido en Vietnam en los últimos años.

Muchos de ellos viven en y alrededor de Da Nang, la ciudad donde EE.UU. tuvo su base aérea más activa durante la guerra y a donde llegaron las primeras tropas estadounidenses en 1965.

Clark asegura que cuando regresó a EE.UU. después de la guerra no pasó un día en que no pensara en Vietnam.

"A menudo me despertaba bañado en sudor. Veía a gente donde no había nadie. Una vez me levanté a mitad de la noche planeando emboscadas en mi casa porque pensé que los Vietcong vendrían a buscarme".

"La única forma en que podía escaparme de estos recuerdos era emborrachándome. Así que me puse a beber, y mucho".

En 2007, Clark dio un paso atrás.