Quantcast

Lo que hay que ver en el último debate entre Hillary Clinton y Donald Trump


10/19/2016, 1:29 p.m.
Lo que hay que ver en el último debate entre Hillary Clinton y Donald Trump
AFP |

Para Hillary Clinton y Donald Trump es el momento de empezar los alegatos finales.

Ambos candidatos llegarán al debate presidencial de este miércoles —el último momento decisivo de la temporada electoral— con cifras históricamente altas de desfavorabilidad y necesitan convencer a los votantes indecisos de por qué el país podría ser peor con su oponente en la Casa Blanca.

El encuentro llega en momentos en los que Trump ha dado tal vez su argumento más excéntrico: que la elección presidencial de 2016 está amañada para ayudar a ganar a Hillary Clinton. Ella, entre tanto, tendrá que responder una nueva serie de preguntas sobre los correos electrónicos hackeados y nuevas revelaciones sobre el uso de su servidor privado de correo mientras era secretaria de Estado.

Si los dos debates anteriores no fueron suficientes, el de este miércoles promete ser polémico, teatral e impredecible. Esto es lo que hay que ver:

¿Insistirá Trump en que la elección está ‘amañada’?

Con sus cifras en las encuestas nacionales cayendo y los demócratas haciendo jugadas fuertes en fortalezas republicanas como Arizona, Trump está enviando nuevas advertencias a sus seguidores: si pierdo, no crean en los resultados.

Con el mensaje de que la elección está “amañada” y que el sistema político está sesgado para garantizar la victoria de Clinton, Trump quiere mostrar su desconfianza con los medios de comunicación y su tendencia a alimentar teorías de la conspiración más allá de lo que había hecho antes.

Es una estrategia que es probable que el nominado republicano presente ante millones de televidentes en la noche del miércoles, a pesar de que muchos de sus colegas republicanos han repudiado que se hable de una elección amañada.

Las críticas de Trump y su insistencia en que la elección está manipulada simplemente revelan el creciente pesimismo del candidato sobre los prospectos para el día de la elección.

En una conferencia en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, el presidente Barack Obama dijo este martes que Trump “está lloriqueando antes de que se acabe el juego”.

Trump logró sorprender a casi todo el mundo en el segundo debate en St. Louis el fin de semana pasado.

A menos de dos horas del evento, Trump convocó a una rueda de prensa para presentar a cuatro mujeres que acusaron a Bill Clinton de comportamiento inapropiado en el pasado. Después Trump invitó a esas mujeres a sentarse en la sala de debate, sin duda un movimiento destinado a sacar a Clinton del juego.

El espectáculo entero fue un recordatorio de que no hay nada predecible en el comportamiento de Trump, y no hay ninguna pista que indique a qué recurrirá el republicano en Las Vegas. Su campaña ya anunció que llevará al debate al medio hermano del presidente Obama, Malik, que nació en Kenia, y a Patricia Smith, madre de Sean Smith, una víctima de Benghazi.

Trump podría estar de un ánimo especialmente volátil pues tratará de devolver el golpe por la cantidad de acusaciones que lo señalan de haber besado o tocado inapropiadamente a mujeres y está a la defensiva por sus pobres cifras en las encuestas.