Quantcast

La ONU alerta sobre efectos devastadores de recortes de fondos de EEUU


Redacción Agencias | 4/4/2017, 2:57 p.m.
La ONU alerta sobre efectos devastadores de recortes de fondos de EEUU
El recorte podría afectar la atención a mujeres y niños | Foto Cortesía

La ONU advirtió que la decisión de Estados Unidos de cortar los fondos a una de sus agencias podría tener "efectos devastadores" en la salud de mujeres y niñas de todo el mundo en situación vulnerable.

El Departamento de Estado informó este lunes al Senado estadounidense que dejaba de financiar al Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), una agencia que lleva temas como la planificación familiar y la salud reproductiva.

Según el texto de una carta enviada por el Gobierno al Senado, la decisión fue adoptada porque la agencia de la ONU apoya un programa de abortos forzados o de esterilización en China, algo que UNFPA ha negado categóricamente.

De acuerdo con la información más actualizada, la agencia recibió aportes en 2015 para todos sus programas por un total de 775 millones de dólares.

Estados Unidos fue el tercer país con la mayor cifra de contribuciones, después del Reino Unido y Suecia, con aportes por un total de 75,9 millones de dólares.

El secretario general de la ONU, António Guterres, en una primera reacción a través de su portavoz, señaló hoy que la decisión de Estados Unidos "está basada en una percepción inexacta de la naturaleza y la importancia del trabajo del UNFPA".

El paso dado por el Gobierno de Donald Trump, agregó Guterres, "podría tener efectos devastadores en la salud de las mujeres y niñas vulnerables y en sus familias alrededor del mundo".

Guterres llegó al puesto más alto de la ONU después de haber sido Alto Comisionado para los Refugiados durante diez años, y hoy recordó que mientras desempeñaba esas funciones pudo ver de cerca cómo salva vidas el trabajo de la agencia especializada.

El diplomático portugués hizo un llamamiento para que los países donantes incrementen sus aportes al UNFPA "para permitirle que siga con su trabajo crítico durante este período tan difícil".

La agencia especializada de la ONU también lamentó esta decisión y rechazó el argumento dado por la Administración Trump sobre el supuesto programa para forzar abortos o esterilización en China.

"El UNFPA rechaza esta afirmación, dado que todo su trabajo promueve los derechos humanos de individuos y parejas para que tomen sus propias decisiones, libres de coacción o discriminación", señaló el Fondo en un comunicado.

La medida del Gobierno de Trump fue criticada por otros representantes en Naciones Unidas, como el embajador sueco, Olof Skoog, que mostró su preocupación por la decisión y resaltó "el gran trabajo" que viene realizando la agencia.

"Creemos que salvan vidas de mujeres y niñas alrededor del mundo", afirmó el diplomático.

En el pasado, Estados Unidos ya había dejado de financiar a esta agencia por decisión de gobiernos republicanos, mientras que el apoyo se recuperaba tradicionalmente con administraciones demócratas.

El Fondo es desde hace años blanco de las críticas de políticos conservadores y organizaciones religiosas en el país, que vienen contando con las simpatías políticas de la Administración de Trump.

Al margen del dinero que pierde la agencia de la ONU con el último anuncio, la decisión deja claras las intenciones de Trump de revisar el papel que tiene la ONU y algunas de sus dependencias, que en los últimos días han recibido fuertes críticas.

La embajadora de EE.UU. ante la ONU, por ejemplo, ha venido criticando las posiciones de Naciones Unidas respecto a Israel y ha calificado como "corrupto" al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, con sede en Ginebra.

La decisión de Estados Unidos conocida en las últimas horas sigue a otra tomada el pasado enero por Trump que prohíbe el uso de fondos del Gobierno para subvencionar a grupos que practiquen o asesoren sobre el aborto en el extranjero.

Conocida como la "política de la Ciudad de México", se trata de una postura republicana que data de la década de 1980 y que el anterior presidente, Barack Obama, había cancelado.

Anunciada por primera vez en la capital mexicana en una conferencia de la ONU en 1984, esa prohibición ha sido muy critica por organizaciones no gubernamentales como Médicos Sin Fronteras (MSF), que consideran que sólo lleva a que haya más abortos no seguros.