Quantcast

Más estados republicanos apoyan la expansión del Medicaid promovida por el Obamacare


Shefali Luthra | Kaiser Health News | 4/20/2017, 5:53 p.m.
Más estados republicanos apoyan la expansión del Medicaid promovida por el Obamacare

Aunque el Congreso controlado por el Partido Republicano ha prometido arremeter, pese a los intentos fallidos por desmantelar el Obamacare, algunos legisladores "de estados rojos" están cambiando de rumbo y mostrando un nuevo interés por sumarse a la expansión del Medicaid promovida por la ley de salud.

Y un estudio publicado recientemente en Health Affairs se suma a estas discusiones, infiltrándose en lugares como Kansas, Georgia, Virginia, Carolina del Norte y Maine. Treinta y un estados más el Distrito de Columbia ya optaron por la expansión, que proporcionó fondos federales para ampliar la elegibilidad para incluir a la mayoría de los adultos de bajos ingresos con ingresos de hasta el 138% del nivel federal de pobreza (unos $16,000 para un individuo).

Para evaluar los efectos fiscales de los primeros dos años de la expansión, los investigadores analizaron datos de la National Association of State Budget Officers de los años fiscales 2010 a 2015.

Sus hallazgos abordan los argumentos de algunos legisladores republicanos, quienes dicen que la expansión aumentará el déficit presupuestario del país y que los estados afrontarán costos de cobertura adicionales, obligándolos a escatimar en otras prioridades presupuestarias como la educación o el transporte.

Los investigadores concluyeron que cuando los estados expandieron la elegibilidad para que más personas de bajos ingresos pudieran acceder a un seguro de salud sí vieron un gasto mayor en la atención de la salud, pero esos costos fueron cubiertos con fondos federales. Además, los estados que expandieron el programa no tuvieron que reducir gastos en otras prioridades políticas -como el medio ambiente, la vivienda y otras iniciativas de salud pública- para llegar a fin de mes con las finanzas en orden.

"Este es un gran beneficio potencial, no sólo para las personas que reciben cobertura, sino para las economías estatales", dijo Benjamin Sommers, profesor asociado de políticas de salud y economía de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard y autor principal del estudio.

Este hallazgo, que afirma que la expansión del Medicaid no tuvo problemas presupuestarios imprevistos, no debería sorprender.

"La expansión es básicamente gratuita" para los estados, acordó el economista Jonathan Gruber, del Instituto de Tecnología de Massachusetts, uno de los arquitectos de Obamacare quien trabajó con Sommers para comparar sistemáticamente los presupuestos de los 50 estados para examinar el impacto de la expansión delMedicaid. "Ese es el gran hallazgo", dijo. "No hay ningún tipo de desventaja oculta".

Y eso puede ser parte de lo que está alimentando este renovado interés, dijo Edwin Park, vicepresidente de políticas de salud del Center for Budget and Policy Priorities, de tendencia izquierdista. Estos estados están viendo la inesperada ganancia federal que recibieron sus vecinos mientras intentaban abordar problemas de salud pública como la adicción a los opioides, dijo. "Están viendo cómo les va a los estados que expandieron el programa y los beneficios", dijo Park. "El argumento principal contra la expansión en el nivel estatal ha sido que va a dejarlos en la quiebra. La investigación demuestra que no es el caso".