Quantcast

10 formas ridículamente fáciles de ahorrar


Redacción Agencias | 8/2/2017, 5:27 p.m.
10 formas ridículamente fáciles de ahorrar

Es un hecho desafortunado que los estadounidenses parecen tener dificultades para ahorrar dinero. El año pasado, GOBanking Rates informó que el 69% de los adultos en Estados Unidos tienen menos de 1,000 dólares en el banco, mientras que el 34% no tienen ahorros registrados en absoluto.

Pero aunque no es probable que acumules un gran montón de efectivo de la noche a la mañana, si empiezas poco a poco, puedes hacer crecer gradualmente tus ahorros para crear una red de seguridad financiera. Con ese objetivo en mente, estas son formas en que puedes ahorrar 300 dólares al mes sin tener que pasarla difícil durante el proceso.

1. Deja tu auto

Tener un automóvil siempre es conveniente, pero si vives en un lugar con transporte público adecuado, puedes ahorrar mucho dinero al moderar el uso del coche y tomar el metro o el autobús. La Asociación Automovilística Estadounidense (AAA, por sus siglas en inglés) informa que cuesta en promedio 725 dólares al mes, tener un coche. Mientras tanto, el costo mensual del transporte público en Washington, el más caro de todo EU, es de 237 dólares. Si restas esa cantidad a los 725 dólares que gastarías en un automóvil, ahorrarías más de 300 dólares al mes de inmediato.

2. Reduce costos de vivienda

La vivienda tiende a ser el mayor gasto mensual del trabajador estadounidense promedio, pero si estás dispuesto a hacer algunos sacrificios, puedes ahorrar un dineral en el pago de renta o hipoteca y colocar ese dinero directamente en tus ahorros. Reducir el tamaño a un espacio más pequeño, por ejemplo, podría disminuir fácilmente tu renta en 300 dólares al mes, al igual que mudarte de un vecindario que sea cómodo, aunque no sea la opción más codiciada en la ciudad.

3. Consigue un compañero de cuarto

Si no puedes encontrar una vivienda más asequible o no quieres mudarte de vecindario, tu segunda mejor opción es encontrar a alguien que te ayude a compartir el costo de tu espacio actual. Siempre y cuando tu contrato de arrendamiento lo permita, puedes convertir parte de tu sala en un segundo dormitorio y esencialmente reducir tu renta a la mitad. Si eres dueño de una casa y estás dispuesto a rentar una habitación, puedes alcanzar un ingreso sustancial y ahorrar ese dinero recién 'descubierto' directamente en el banco.

4. Comer en casa

El establecimiento típico de comida cobra un margen de beneficio del 300% por los productos que sirve, lo que significa que si te gastas 30 dólares en en un plato fuerte, podrías preparar la misma comida tú mismo por sólo 10 dólares. Y si eres del tipo que cena afuera con frecuencia, ya sea en las noches del fin de semana o en tus comidas diarias, podrías estar gastando más de lo necesario en comida. Digamos que típicamente gastas 10 dólares al día en el almuerzo en tu tienda local, además de otros 100 dólares a la semana en restaurantes y comida para llevar. En total, eso son 600 dólares en costos de comida, que podrías recortar fácilmente a 200 dólares si preparas las comidas tú mismo.