Quantcast

Discriminación y educación


Fernando Mendez | 8/3/2017, 9:57 a.m.
Discriminación y educación

Si bien muchas personas de buena voluntad, instituciones, líderes políticos y fundaciones tratan de remediar los fracasos de nuestro sistema educativo. Otros buscan impedir el progreso, la igualdad y la justicia. Al hablar de discriminación hay diferentes opiniones sobre cómo afecta a los estudiantes en sus solicitudes universitarias. Para este gobierno la educación no es una prioridad, prefiriendo gastar dinero en armas atómicas, construyendo aviones más rápidos para nuestra fuerza aérea o modernizando la marina y el ejército aunque ya hemos establecido nuestra superioridad.

El Departamento de Justicia está investigando la aplicación de “la acción afirmativa” en las admisiones universitarias. Parece que la corrección política o el deseo de corregir los errores del pasado han tenido un efecto adverso en el proceso de solicitud de discriminación contra los solicitantes blancos. Existen buenas razones para ayudar a los solicitantes de minorías que han sufrido discriminación en el pasado. Para empezar, nuestras escuelas públicas en los barrios o en barrios pobres en general no funcionan bien. Así muchos estudiantes minoritarios reciben un diploma de secundaria sin la preparación adecuada. Las escuelas privadas han hecho una mejor labor y en los últimos años las escuelas charter han ayudado a los estudiantes de las minorías a mejorar sus calificaciones y su preparación para los SAT y los exámenes de ingreso a la universidad. Desafortunadamente, muchas veces hemos oído hablar de atletas universitarios que deben tomar cursos de recuperación para asistir a la universidad. Muchos de ellos carecen de las habilidades más básicas porque han sido protegidos por entrenadores y departamentos atléticos interesados sólo en la contratación de atletas de alto calibre. Esos jóvenes y mujeres se quedan sin opciones si sufren lesiones que impiden su participación en los deportes. Incluso cuando de alguna manera logran graduarse de la universidad pocos atletas califican para las ligas profesionales con el fin de ganarse la vida.

La Corte Suprema de Estados Unidos ha dictaminado que las universidades pueden usar políticas de admisión de acción afirmativa, pero rechazó las cuotas raciales. Eso podría ser un poco confuso para los oficiales de admisión. Las universidades deben aplicar principios de igualdad de oportunidades, aceptar solicitudes sin tener en cuenta la raza, la nacionalidad, el género, etc. Quizás las decisiones del tribunal deben ser menos ambiguas, no dejando espacio para el tipo de discriminación que ha denegado la admisión a aspirantes blancos calificados. Para los inmigrantes de América Latina una de las primeras sorpresas es encontrar formularios de solicitud que contienen una línea para RAZA. La mayoría de nosotros nunca hemos pensado en raza y la mayoría de nosotros proviene de antecedentes raciales mixtos. Los conquistadores españoles no discriminaron contra sus esclavos en cuanto a la procreación. Eran más parecidos a Jefferson en ese sentido. La mayoría de nosotros descendemos de conquistadores españoles, indios, esclavos de África y otras razas. Los nuevos formularios del censo contienen opciones múltiples para los inmigrantes en la línea sobre la raza. Esta nación ha sido, y sigue siendo, un país de inmigrantes. Algunos errores se han corregido en cuanto a las minorías en este país. Discriminar contra los blancos es tan erróneo como discriminar contra las minorías. Las universidades deben respetar los principios consagrados en nuestra Constitución.

Ver la NOTA en Inglés AQUI