Quantcast

Semana Mundial de la lactancia materna


7 recomendaciones de la OMS y la UNICEF

Trina Intoci | 8/3/2017, 11:57 a.m.
Semana Mundial de la lactancia materna
Esta es la semana de la lactancia materna | Foto Cortesía

La leche materna es la primera inmunización del bebé y ninguna fórmula de las que se encuentran disponibles en el mercado pueden sustituir su potencial propiedad inmunológica. Es por ello, que desde el año 1979 la Unicef y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han sumado esfuerzos para fomentar la lactancia materna.

En agosto de 1990 los altos cargos de ambas instituciones hicieron la Declaración de Innocenti y en memoria de este acto, cada año, del 1 al 7 de agostose celebra en más de 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna, como estrategia principal para combatir el hambre y la desnutrición en el planeta.

A propósito de esta celebración la OMS y la UNICEF hacen las siguientes recomendaciones:

  1. La lactancia debe ser exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida.

  2. A los seis meses deben introducirse alimentos sólidos, como purés de frutas y verduras, a modo de complemento de la lactancia materna durante dos años o más.

  3. La lactancia debe comenzar en la primera hora de vida; el amamantamiento debe hacerse "a demanda", siempre que el niño lo pida, de día y de noche; deben evitarse los biberones y chupetes.

  4. Para cubrir las necesidades crecientes de los niños a partir de los seis meses se deben introducir alimentos sólidos en forma de puré como complemento de la leche materna. Para su elaboración se puede partir de la comida que tome la familia.

  5. La lactancia materna no debe reducirse al comenzar a introducir alimentos complementarios.

  6. Los alimentos complementarios deben administrarse con cuchara o taza, y no con biberón.

  7. Los alimentos deben presentar todas las garantías de higiene y ser inocuos.

Beneficios

La leche materna de acuerdo a lo explicado por la OMS y la Unicef en su portal web, es el alimento ideal para los recién nacidos y los lactantes, pues les aporta todos los nutrientes que necesitan para un desarrollo sano. Es inocua y contiene anticuerpos que ayudan a proteger a los lactantes de enfermedades frecuentes de la infancia como la diarrea y la neumonía, que son las dos causas principales de mortalidad en la niñez en todo el mundo. La leche materna es un producto asequible que puede conseguirse fácilmente, lo que ayuda a garantizar que el lactante tenga alimento suficiente.

Ambas organizaciones destacan que la lactancia materna también es beneficiosa para las madres , primero, porque si es exclusiva, funciona como un método natural (aunque no totalmente seguro) de control de la natalidad (98% de protección durante los primeros seis meses de vida). Por otro lado, reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario, diabetes de tipo 2 y depresión postparto.

Además de los beneficios inmediatos para los niños, la lactancia materna propicia una buena salud durante toda la vida. Los adolescentes y adultos que fueron amamantados de niños tienen menos tendencia a sufrir sobrepeso u obesidad. Son también menos propensos a sufrir diabetes de tipo 2 y obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia.

La leche artificial y sus riesgos