Quantcast

Exejecutivo de VW se declaró culpable por trucaje de motores


Redacción Agencias | 8/7/2017, 5:31 p.m.
Exejecutivo de VW se declaró culpable por trucaje de motores
Oliver Schmidt enfrenta una condena de 6 años de prisión | Foto Cortesía

El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó que un ex alto ejecutivo de Volkswagen (VW), Oliver Schmidt, se declaró culpable de fraude por su papel en la implementación del trucaje de los motores diésel de la compañía alemana.

Schmidt, de 48 años y quien está detenido en Estados Unidos desde el pasado enero, será sentenciado el 6 de diciembre y se enfrenta a hasta siete años en prisión y 400.000 dólares de multa.

El exejecutivo alemán estuvo a cargo de las comunicaciones entre VW y las agencias reguladoras de EE.UU. entre 2012 y 2015.

En marzo de 2015, fue promovido y regresó a la sede del fabricante de automóviles en Wolfsburg (Alemania), desde donde desempeñó un papel directo en la respuesta que Volkswagen dio a las preguntas de las agencias reguladoras de Estados Unidos sobre el trucaje de los motores diésel.

VW ha reconocido que trucó los motores para ocultar que sus emisiones de óxidos de nitrógeno, un producto cancerígeno, eran muy superiores a lo permitido por la legislación estadounidense.

Schmidt supo de la existencia del software para trucar los motores en el verano de 2015, pero no lo reveló a las autoridades estadounidenses durante las conversaciones que mantuvo con los reguladores.

También ocultó que otros vehículos que VW quería vender en el país estaban equipados con el software de trucaje y admitió que sabía que dos informes enviados por VW a las autoridades en agosto de 2015 eran falsos.

El Departamento de Justicia señaló en un comunicado que Schmidt, además de fraude, se declaró culpable hoy ante un tribunal de Detroit de fraude electrónico y de violar la ley de Aire Limpio del país.

Schmidt fue el primer alto ejecutivo de VW detenido por el fraude. Además de Schmidt, otros cinco directivos y empleados del fabricante han sido enjuiciados por las autoridades estadounidenses.

El fiscal general adjunto en funciones, Kenneth Blanco, afirmó que "la División Criminal está comprometida a que tanto corporaciones como individuos respondan ante la Justicia y a proteger a los consumidores estadounidenses y el medioambiente. Este caso es un gran ejemplo de este importante compromiso".

La vice fiscal general adjunta, Jean Williams, dijo que Schmidt "participó en una trama fraudulenta de VW que primó las ventas corporativas a costa de la honestidad de las pruebas de emisiones y la confianza de los consumidores estadounidenses".

VW se ha comprometido a pagar más de 20.000 millones de dólares en multas e indemnizaciones en Estados Unidos por el trucaje de los motores diésel.