Quantcast

Sin rechazar el Obamacare, Trump todavía puede desmantelar el Medicaid


Phil Galewitz | Kaiser Health News | 8/7/2017, 5:43 p.m.
Sin rechazar el Obamacare, Trump todavía puede desmantelar el Medicaid
El presidente puede desmantelar el Medicaid sin sustituir el Obamacare | Foto Cortesía

Después que el Senado fracasara en su esfuerzo por revocar la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA), la administración Trump se prepara para usar sus poderes reguladores con el fin de lograr lo que los legisladores no pudieron: achicar el Medicaid.

Los principales funcionarios de salud del presidente Donald Trump podrían diseñar una inscripción más baja en el programa de seguro médico federal gerenciado por los estados, aprobando solicitudes de varios estadosrepublicanos ansiosos por controlar los presupuestos del Medicaid que aumentan rápidamente.

Indiana, Arkansas, Kentucky, Arizona y Wisconsin están buscando el permiso de la administración para requerir que los beneficiarios adultos trabajen, se sometan a exámenes de drogas, y para exigir que algunos de sus afiliados más pobres paguen primas mensuales a riesgo de ser excluidos del programa.

Maine también planea aplicar. Y probablemente le seguirían otros estados si los primeros lograran la aprobación.

Josh Archambault, experto de la Foundation for Government Accountability, dijo que la ausencia de acción del Congreso sobre la ley de salud "puede hacer que la administración se aún más proactiva en comprometerse en exenciones con otros estados más allá de los que ya habían planeado hacerlo".

Agregó que la esperanza es que menos individuos estén en el programa mientras los estados buscan formas de "transferir a los inscritos capacitados a nuevos puestos de trabajo oa empleos mejor pagos". Los estados necesitan fortalecer el programa para poder seguir respondiendo a las demandas de los "verdaderamente necesitados", como los niños y los discapacitados, dijo.

Tanto para los partidarios más firmes del Medicaid como para sus críticos más sonoros, las solicitudes de exención son una forma de controlar el programa de $500.000 millones que ha experimentado un crecimiento sin precedentes en los últimos cuatro años y que ahora cubre a 75 millones de personas.

Las exenciones a menudo se han concedido en el pasado para ampliar la cobertura y probar nuevas formas de ofrecer atención del Medicaid, como a través de organizaciones privadas de atención administrada.

Pero los críticos de las nuevas solicitudes, que podrían aprobarse dentro de semanas, dijeron que podrían afectar a los más necesitados.

El National Health Law Program"está evaluando la legalidad de los requisitos de trabajo y pruebas de drogas, y todas las vías para desafiarlos, incluyendo litigios", dijo Jane Perkins, directora legal del grupo.

La administración ya ha dicho que favorece los requisitos de trabajo y en marzo invitó a los estados a sugerir nuevas ideas.

Antes de ocupar la dirección de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS), Seema Verma fue la arquitecta de una solicitud de exención de Kentucky presentada el año pasado.

No se espera que todos los estados busquen exenciones, porque el Medicaid goza de amplio apoyo político en muchos lugares, particularmente en el noreste y el oeste del país.

El Medicaid, el mayor programa de seguro de salud de la nación, ha visto la inscripción subir en 17 millones desde 2014, cuando el Obamacare dio a los estados más fondos federales para ampliar la cobertura para adultos. Típicamente, es el segundo gasto más grande de los estados después de la educación.