Quantcast

Florida podría reproducir exitoso programa contra la tuberculosis de Texas


Wendy Rigby | Kaiser Health News | 8/9/2017, 5:49 p.m.
Florida podría reproducir exitoso programa contra la tuberculosis de Texas
Michelle Mutchler, del Distrito Sanitario Metropolitano de San Antonio, le extrae sangre a James Harrison, para una prueba gratuita para detectar si tiene tuberculosis latente, una condición que no produce síntomas, pero puede transformarse en activa y volverse contagiosa. | Foto Cortesía

Como la mayoría de la gente en Haven for Hope, el mayor refugio para personas sin hogar de San Antonio, Texas, James Harrison no planea quedarse mucho tiempo. "Perdí mi apartamento y no tenía a dónde ir", explicó.

Pero mientras está allí, Harrison está aprovechando las pruebas médicas gratuitas que son parte de una investigación sobre la tuberculosis latente.

"Ni siquiera piensas en la tuberculosis porque ya no la ves", dijo Harrison, de 55 años. "No hay nada que te indique que está ahí, hasta que es demasiado tarde".

La tuberculosis es una infección bacteriana que se disemina por aire, que ataca los pulmones y puede ser mortal. Hay una prueba común de la piel para la tuberculosis, pero expertos explican que esta prueba tarda de 48 a 72 horas en producir un resultado y es susceptible a falsos positivos. Un análisis de sangre es más preciso y requiere sólo 24 horas para obtener resultados.

Por esta vía se puede descubrir si una persona está portando la bacteria de la tuberculosis sin mostrar síntomas. A este escenario clínico se lo llamainfección tuberculosa latente, una condición que pone a la persona en un riesgo mucho mayor de desarrollar tuberculosis activa, y contagiosa, si vuelven a estar expuestos.

"Va a tus pulmones y por lo general se esconde allí inactiva durante años y años. Aunque suena aterrador, es completamente tratable", dijo la doctora Barbara Taylor, especialista en enfermedades infecciosas que forma parte de un programa llamado Breathe Easy South Texas (BEST). BEST es un ambicioso esfuerzo de $2 millones para hacerles pruebas a personas en riesgo en 20 condados de Texas.

Texas, California, Florida y Nueva York tienen las tasas más altas de tuberculosis del país. Camden dijo que espera que esos estados puedan imitar el programa BEST, que analizó a 3.500 personas el año pasado: cerca de 10% tenía tuberculosis latente.

El Departamento de Salud de Florida reportó 639 casos de tuberculosis en 2016, y hay un esfuerzo estatal por identificar casos de infección latente. El departamento tiene una línea gratuita para responder preguntas sobre tuberculosis: 850-245-4350.

En Texas, el Departamento de Servicios de Salud Estatales de Texas se asoció con el Distrito Sanitario Metropolitano de San Antonio, con UTHealth San Antonio y con University Health System. Ofrecen pruebas en lugares como refugios, clínicas de diabetes y consultorios médicos que tratan especialmente a pacientes de bajos ingresos.

"No es un problema que esté en el lado sur o este. Es un problema en todo el condado de Bexar", dijo Tommy Camden, gerente de servicios de tuberculosis del Departamento de Salud de San Antonio. Dijo que los casos de tuberculosis afectan tanto a las comunidades urbanas como rurales.

Sin embargo, algunas poblaciones están en mayor riesgo de portar la bacteria TB: las personas sin hogar, los consumidores de drogas intravenosas, las personas con diabetes y los nacidos en otros países. Para la mayoría de las personas que resultan positivas, el diagnóstico de tuberculosis latente es una sorpresa. Pero las pruebas son fáciles.

"Tenemos grandes desafíos por delante", dijo Camden, porque hay muchísimos casos de tuberculosis latente.

"Es una condición que puede afectarle cuando menos lo espera", dijo la enfermera Diana Cavazos, de University Health System. Cavazos agregó que a los que dan positivo se les hacen radiografías y un tratamiento de 12 semanas de antibióticos, e incluso se les ofrece transporte gratuito para ir a las citas médicas si lo necesitan.

Por el momento, el programa BEST es financiado a través de la exención del Medicaid que tiene Texas del gobierno federal. Pero la financiación futura es un interrogante. Las amenazas en Washington, DC para cortar el Medicaid han sembrado la incertidumbre precisamente en el momento en que el programa de pruebas para tuberculosis está planeando expandirse.