Quantcast

Peña Nieto publicó y luego retiró foto con cantante vinculado a narcotráfico


Redacción Agencias | 8/9/2017, 5:54 p.m.
Peña Nieto publicó y luego retiró foto con cantante vinculado a narcotráfico
La fotografía que publicó Peña Nieto y retiró en la víspera de las sanciones al cantante | Foto Cortesía

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, publicó y retiró en pocas horas de las redes sociales una fotografía con el cantante Julión Álvarez, acusado hoy en Estados Unidos de lazos con el narcotráfico.

La imagen fue subida el lunes a la cuenta oficial del presidente en Instagram durante su visita al estado suroriental de Chiapas y fue retirada más tarde sin explicaciones, reportó la prensa mexicana.

En el comentario que acompañaba la fotografía, el presidente destacó que era su primera visita al Cañón del Sumidero y que la hizo acompañado del gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, de Álvarez y de un guía de turistas.

En la fotografía, Peña Nieto porta un salvavidas color naranja al igual que lo hacen Velasco, el guía de turistas y el cantante mexicano, todos en una embarcación durante su recorrido por el Cañón del Sumidero.

El Gobierno de Chiapas aún mantiene en su página oficial la fotografía de Peña Nieto durante el recorrido como una forma de promover los destinos turísticos del estado y los trabajos de limpieza que las autoridades han hecho en el Cañón.

Álvarez, de 34 años, es originario de Chiapas y en el pasado ha tomado parte en campañas de promoción turística de su estado.

Álvarez y el futbolista mexicano Rafael Márquez, exjugador del Fútbol Club Barcelona y ahora del Atlas de México, han sido sancionados por Estados Unidos por su relación con las actividades del narcotraficante Raúl Flores Hernández.

De acuerdo con el departamento del Tesoro de Estados Unidos, el cantante, que dirige el grupo Julión Álvarez y su Norteño Banda, tiene una relación "importante" con el capo, que se ha mantenido a lo largo de "los últimos diez años".

Se desvincula

El cantante mexicano Julión Álvarez pidió a sus seguidores que no se preocupen por las acusaciones de EE.UU. de que es testaferro de un narcotraficante y aseguró que no tiene necesidad de ello porque lo poco o mucho que tiene se lo ha ganado con su trabajo.

"Me ha costado muchísimo, lo poco o lo mucho que tengo me lo he ganado (...) Me he dedicado a hacer música, gracias a Dios no tengo la necesidad de muchas de las cosas que me están acusando", afirmó en una transmisión en vivo de casi cuatro minutos en su cuenta de Facebook.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó hoy a 22 mexicanos y 43 empresas por su relación con las actividades del narcotraficante Raúl Flores Hernández, entre ellos Álvarez y el veterano futbolista Rafa Márquez, exjugador del Fútbol Club Barcelona.

"Ambos hombres tienen una relación duradera con Flores Hernández, y han actuado como socios testaferros de él y su organización narcotraficante", indicó la entidad en un comunicado.

El cantante, que dirige el grupo regional mexicano Julión Álvarez y su Norteño Banda, señaló que se va a asesorar y especuló con la posibilidad de que los señalamientos en su contra puedan ser "cuestiones de envidias, de celos", o incluso políticas.

"Ustedes saben a lo que nos dedicamos, saben lo que somos", dijo a su público, y agregó que el día que le toque dar la cara lo hará.

Álvarez también aludió a Rafa Márquez, del que dijo tampoco tiene necesidad de vincularse con el narcotráfico, ya que es uno de los mexicanos que más años lleva en el fútbol.

"Sí, es mi amigo, es mi compa y estamos dispuestos para hacer equipo", apuntó el intérprete.

"Cada quien tiene que defenderse", agregó Álvarez, quien afirmó estar "muy claro" con lo que ha hecho, con lo que tiene y lo que ha logrado.

Las sanciones congelan cualquier propiedad que Márquez, Álvarez y el resto de afectados pudieran tener en EE.UU. y prohíben a estadounidenses implicarse en transacciones financieras con ellos, pero no resultan en la incautación de sus propiedades ni les someten a cargos criminales.

El anuncio es el resultado de una "investigación de varios años" entre varias agencias de EE.UU. y el Gobierno mexicano y busca entorpecer las actividades de Flores Hernández, un narcotraficante poco conocido, pero que Washington considera "de la misma talla que (Joaquín) 'El Chapo' (Guzmán)", dijo un funcionario estadounidense.