Quantcast

Un 'nanochip' que cura heridas y órganos


Redacción Agencias | 8/10/2017, 8:55 a.m.
Un 'nanochip' que cura heridas y órganos
La tecnología es desarrollada en Ohio, Estados Unidos | Foto Cortesía

La imaginación del ser humano es increíble. Llevamos años creando historias de ciencia ficción en donde existen tecnologías que escapan a la compresión humana, tales como tanques llenos de líquido que cura cualquier dolencia o chips microscópicos que ayudan a mejorar el rendimiento del cuerpo humano.

Aún no hemos llegado a eso, pero cada vez la línea entre la realidad y la ficción se hace más delgada con cada avance tecnológico. Hemos conseguido crear un sistema que permite modificar el ADN y hace poco se ha creado un chip que repara tejido dañado, pudiendo así curar heridas.

Este nuevo dispositivo puede reparar órganos dañados en cuestión de segundos con tan solo un toque, creando un verdadero salvavidas una vez que se patente la tecnología.

Este nanochip ha sido desarrollado en la Universidad Estatal de Ohio. Esta tecnología, llamada transfección de tejidos, está basada en un pequeño dispositivo que se sitúa en la superficie en la piel de un cuerpo vivo. El tratamiento es el siguiente: al chip se le conecta a un intenso y localizado campo eléctrico, esta energía le permitirá inyectar genes a las células de la piel debajo de él, transformándolos en diferentes tipos de células.

Según los investigadores, este tratamiento es una opción bastante prometedora cuando se necesite reparar tejido dañado, ya que ofrece la posibilidad de convertir la herida del propio paciente en un "biorreactor" para producir células que curen heridas cercanas o en otra parte del cuerpo.

"Usando nuestra nueva nanotecnología, órganos dañados o infectados pueden llegar a ser reemplazados," cuenta Chandan Sen, que codirige el estudio. "Hemos sido capaz de mostrar que la piel es una tierra fértil donde podemos hacer crecer los elementos de cualquier órgano que esté fallando." Esta es la primera vez que se han conseguido reprogramar células dentro de un cuerpo vivo.

Durante la fase inicial de pruebas, los investigadores fueron capaces de reprogramar células de la piel en tejido vascular en un raton que tenía una pierna gravemente dañada sin riego sanguíneo. En una semana aparecieron vasos sanguíneos alrededor de la pierna y en dos semanas la pierna estaba totalmente curada. Otro ratón que había sufrido un grave golpe también fue curado gracias a esta tecnología, demostrando que se puede usar para reparar órganos y nervios.

Este nanochip pesa menos de 100 gramos y tiene una gran vida útil. Es completamente no invasivo, ya que el código genético es inyectado a través de descargas eléctricas que el paciente llega a sentir. No solo eso, sino que también puede hacerse este procedimiento sin necesidad de estar en un hospital o un laboratorio.

Este tratamiento marca un antes y un después en las vidas de todos aquellos que sufran una emergencia médica grave, como un accidente de coche o heridas de guerra. Los investigadores siguen a la espera de la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) pero esperan poder empezar las pruebas en humanos el año que viene.