Quantcast

Casa Blanca restó peso a tensiones entre Trump y McConnell


Redacción Agencias | 8/24/2017, 8:56 a.m.
Casa Blanca restó peso a tensiones entre Trump y McConnell
Trump y McConnell en sus buenos tiempos | Foto Cortesía

La Casa Blanca tratóde restar importancia a las tensiones entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder de su partido en el Senado, el republicano Mitch McConnell, después de que medios estadounidenses revelaran que ambos no han hablado desde su pelea telefónica de hace dos semanas.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, defendió en un comunicado que Trump y McConnell "siguen unidos en muchas prioridades compartidas, incluido el plan para rebajar los impuestos a la clase media, el fortalecimiento de las fuerzas armadas, (y) la construcción de un muro en la frontera sur".

"Ambos mantendrán reuniones previamente programadas después del receso de agosto (en el Congreso) para hablar sobre estos temas cruciales con miembros del liderazgo del Congreso y del gabinete del presidente", añadió la portavoz.

Según informó este martes el diario The New York Times, la relación entre Trump y McConnell se ha "desintegrado" hasta el punto de que no han hablado desde su tensa llamada telefónica del pasado 9 de agosto.

McConnell "ha expresado en privado sus dudas sobre la capacidad de Trump de salvar su Administración después de una serie de crisis de verano" y la hostilidad entre ambos se ve complicada por el hecho de que la esposa del senador, Elaine Chao, está en el gabinete del presidente como secretaria de Transporte, indicó el diario.

El líder republicano en el Senado también quiso hoy minimizar sus tensiones con Trump y aseguró en un comunicado que ambos están centrados en sus prioridades compartidas.

"Tenemos mucho trabajo por delante y estamos comprometidos a impulsar juntos nuestros objetivos compartidos, y cualquiera que sugiera lo contrario, claramente, no es parte de la conversación", afirmó McConnell.

La llamada del 9 de agosto se produjo a raíz de unos comentarios que McConnell hizo en Kentucky, el estado al que representa, donde dijo que Trump "tenía expectativas excesivas" sobre la capacidad del Senado de reemplazar la reforma sanitaria promulgada en 2010, conocida como Obamacare.

Trump llamó a McConnell para quejarse por esos comentarios, y al día siguiente emitió un tuit en el que responsabilizaba al senador del fracaso del proyecto de ley sanitaria de los republicanos.

Desde entonces, McConnell ha criticado la ambigua respuesta de Trump a la violencia racista de este mes en Charlottesville (Virginia), al asegurar en un comunicado que "no hay neonazis buenos", y este lunes dijo que "la mayoría de las noticias no son falsas", al contrario de lo que defiende el presidente.

La reunión entre ambos se producirá previsiblemente en septiembre, un intenso mes en el que Trump tendrá que negociar con el Congreso si se eleva el techo de la deuda federal, además del presupuesto federal del próximo año fiscal y la reforma del sistema impositivo.