Quantcast

Qué meter en la canastilla del bebé


Redacción Agencias | 12/11/2017, 2:45 p.m.
Qué meter en la canastilla del bebé
La canastilla debe tener cosas para el bebé y la mamá | Foto Cortesía

Preparar la canastilla del parto para el momento del nacimiento del bebé es uno de las tareas más emocionantes para los padres durante el embarazo. Ir uniendo en un bolso o maleta toda la ropita para cuando ya por fin el bebé haya llegado al mundo es algo muy importante pero, ¿sabemos realmente lo que debemos llevar?

La canastilla del bebé debe estar preparado alrededor de unas 4-6 semanas antes de la fecha prevista para el parto, por si nos encontramos con algún incoveniente o con un parto prematuro y tenemos que salir corriendo. Para esos momentos, lo peor son las prisas y los agobios, por lo que tener preparada la bolsa para el hospital nos adelantará mucho las cosas y lo hará todo más fácil. Tenemos que tener en cuenta la época del año en la que nos encontremos y si el lugar donde vamos a dar a luz se trata de un hospital público o privado, ya que algunos de estos lugares ya se encuentran con un montón de objetos con los que puedes contar.

¿Qué llevar en la canastilla?

Una de las primeras cosas que debemos tener en cuenta es que la canastilla del hospital no es solo para cosas del bebé, sino también de la madre, que puede pasar allí unos días y necesitará cosas para cambiarse y asearse. Aún así, lo principal es preparar los objetos y la ropita para el bebé y lo primero que se pondrá cuando llegue al mundo. Por eso, lo principal en la canastilla del hospital es:

  • 5 ó 6 bodies de recién nacido. Estos bodies no suelen tener botones ni automáticos, sino que están hechos con velcros y con una abertura mucho mayor a lo largo de todo el cuerpo y con el cuello grande. Además son de un material muy suave, normalmente algodón, para que sea lo más cómodo posible para el bebé. Debemos evitar que tenga cualquier tipo de objeto que pueda clavarse, o que si se pierde pueda provocar un atragantamiento en el recién nacido. Además tendremos cuidados con las etiquetas internas que suele traer la ropa, por lo que lo mejor es quitársela y nunca cortándolas, sino descosiéndolas.

  • Gorritos de algodón o lana, dependiendo de la estación del año en la que vaya a nacer nuestro bebé. Esto ayudará a regular la temperatura de su cuerpo, sobre todo en los primeros momentos y a proteger un poco más su cabeza, tan delicada.

  • Pijamas o peleles completos. Los peleles son más cómodos porque le tapan los pies en una sola pieza, y así no pasan nada de frío. En caso de que optemos por pijamas, incluiremos unos calcetines de algodón.

  • Manoplas para sus manitas, ya que algunos niños tienen a rozarse mucho la cara y pueden llegar a arañarse

  • La muda para la primera salida del hospital, en la que tendremos muy en cuenta el frío que puede hacer para llevarnos si es necesario una manta de lana.

  • Uno o dos arrullos, para mantenerlos siempre bien de temperatura, aunque no sean tan necesarios en las estaciones de calor si en nuestra zona las temperaturas son muy altas.