Quantcast

¿Por qué mi niño tose tanto?


Redacción Agencias | 12/19/2017, 2:42 p.m.
¿Por qué mi niño tose tanto?

Las estadísticas nos dicen que los adultos pasamos entre dos y tres resfriados al año. Y los niños, al tener su sistema inmunológico en desarrollo, bastantes más. La mayoría de las veces, los mocos y la congestión van acompañados por la tos, que, de este modo, se convierte en una molestia habitual en invierno. Pero aunque genera muchas angustias, pérdidas de sueño y visitas reiteradas al médico, no hay que perder de vista que la tos es un síntoma y no una enfermedad.

La tos es un acto reflejo: la cavidad torácica se contrae, la presión del aire aumenta y la glotis se abre bruscamente, produciendo un movimiento rápido del aire en las vías respiratorias que arrastra las partículas y la mucosidad, y un ruido caraterístico. Como todo acto reflejo, necesita unos sensores que produzcan un estímulo que llegue al cerebro. Éste, a su vez, produce estímulos nerviosos que provocan los movimientos de contracción de los músculos de las costillas, el diafragma y los abdominales. Los estímulos que producen la actividad del centro de la tos son de cuatro tipos:

Inflamatorio: La inflamación y edema de las vías respiratorias pueden darse por tóxicos (tabaco), virus (catarros de vías altas, laringitis), virus y bacterias (bronquitis, otitis), bacterias (neumonías)...

Mecánico: Atragantamiento por comida, objeto aspirado, cuerpo extraño en las vías respiratorias...

Paso de sustancias químicas: Aspiración de reflujo gastroesofágico.

Térmico: El aire frío respirado bruscamente por la boca.

Las características de la tos tipo, frecuencia, tiempo de aparición, momento de más intensidad nos orientan para hacer un diagnóstico. Otras características de la tos y de los signos que la acompañan también son importantes para el pediatra: ¿Hay dificultad respiratoria? ¿Hay color azulado de los labios y de los extremos de los dedos? ¿El niño tiene o ha tenido un catarro en las últimas horas?

En los niños la causa más frecuente de tos es la inflamación de las vías altas provocada por los catarros que en gran número le afectan cuando empieza en el colegio o la guardería. La mayoría son de origen vírico y provocan una inflamación de las mucosas de las vías respiratorias altas, que responden con producción de moco y con tos para expulsarlo.

Buscando un diagnóstico

Las características de la tos nos permiten orientarnos hacia un tipo u otro de causa. La tos seca se asocia generalmente a procesos irritativos de las vías respiratorias, mientras que la tos productiva puede responder a la existencia de moco que nos indica un proceso más avanzado.

Otra tos muy típica es la de la laringitis estridulosa. Se la denomina tos perruna y es ronca y ruidosa. Cuando aparece de madrugada crea mucha alarma en los padres, ya que puede ir acompañada de ruidos al inspirar y hacer pensar en una insuficiencia respiratoria, lo que ocurre muy raramente.

La tos diurna con sensación de goteo de mocos posnasal y sin mejoría tras dos semanas de catarro nos puede hacer pensar en una sinusitis. En otros niños la tos muestra una hiperreactividad bronquial, lo que nos indica que ha sido desencadenada por frío, llanto o aspiración de humos e irritantes. Puede aparecer de forma estacional.