Quantcast

La tía PANK: las mujeres sin hijos que aman a sus sobrinos


Redacción Agencias | 12/26/2017, 2:52 p.m.
La tía PANK: las mujeres sin hijos que aman a sus sobrinos

Pilar nunca quiso tener hijos. Durante un tiempo pensó que eso del instinto maternal era algo que llegaría algún día. O al menos es lo que le decían cada vez que alguien le preguntaba “para cuándo”. Pero el tiempo pasaba y ese momento nunca llegó. “Simplemente no me vi siendo madre, no me atraían los niños”, cuenta ahora, merendando con sus sobrinas Ainhoa e Isabel, de 11 y 6 años.

Cati, Pilar, Gloria o Melanie no son madres, pero se reivindican como las mejores tías. Son PANK, Professional Aunt No Kids ("tías profesionales sin hijos"), un movimiento que toma forma tímidamente en España como resultado de los nuevos modelos de familia y de las características demográficas de una natalidad que cae en picado.

“Una PANK es cualquier tía que se implique activamente en el desarrollo de sus sobrinos. No somos simplemente NoMo -mujeres sin hijos-; a nosotras, además, nos gusta estar con los pequeños de la familia e implicarnos en su vida”, explica Cati Hernández, impulsora de la primera web que busca generar comunidad en España, Born to be PANK. “Cuando mi hermana se quedó embarazada un día me dijo: '¿Te das cuenta de que vas a ser tía?' Entendí entonces que mi rol también iba a cambiar, no solo ella iba a ser madre, yo también tía”, explica esta educadora social.

Ellas son la antítesis de la imagen más tradicionalista que representaba a la tía soltera como la mujer fracaso, aquella que no cumplió con el papel vital que la sociedad le había asignado y se representaba como la familiar arisca, poco generosa y carente de instinto fraternal. “Antes ser tía era un papel secundario, porque lo primero que tenía que ser una mujer era madre. Ahora puedes ser simplemente tía por elección y hay que ponerlo en valor, igual que se ha hecho con los abuelos, que cumplen un papel muy importante”, explica Pilar Herráez.

Su presencia en la vida de los pequeños de la familia va más allá de las obligadas citas navideñas y de cumpleaños; se implican sobre todo a nivel lúdico, pero también en la educación, los gastos o los cuidados. Pilar, por ejemplo les lleva a menudo a ver museos o a hacer senderismo, y también han estado en Dublín para que practiquen su inglés. Les incorporan, en definitiva, a sus propias rutinas: “Nos vemos todas las semanas. Y si por lo que sea no podemos, ya nos echamos de menos”, confiesa. Cati se siente de la misma manera, aunque su sobrino solo tiene un año. “Siempre que puedo me busco un hueco para ir a verle a él y a mi hermana. Todas las conversaciones las monopoliza el bebé, casi he dejado de quedar con mis amigas por ver a mi sobrino. Cada cosa que veo de juguetes o ropa estoy pensando en comprársela. Le tengo siempre presente”, confiesa.

Una relación horizontal

El término PANK lo acuñó en 2008 Melanie Notkin, una canadiense experta en 'marketing' que no pudo ser madre y ahora disfruta de los momentos de ocio con sus seis sobrinos. La clave del crecimiento que ve en este tipo de papel social está precisamente en la natalidad. “Hoy en día lasmujeres se casan más tarde y tienen hijos más mayores. También hay menos madres ahora que hace una generación”, considera Notkin. “Eso explica que haya más tías como nosotras que nunca”. En España la situación es similar, con una edad media de maternidad que ronda los 32 años y entre un 25% y un 30% de mujeres cerca de los 45 años que ya no serán madres.