Quantcast

La tía PANK: las mujeres sin hijos que aman a sus sobrinos


Redacción Agencias | 12/26/2017, 2:52 p.m.
La tía PANK: las mujeres sin hijos que aman a sus sobrinos

Por eso, surgen nuevas estructuras familiares y las relaciones sentimentales se reinventan. El vínculo que se establece entre tía y sobrino tiene mucho que aportar a ambas partes. “La relación no es vertical como con los padres, que es autoritaria y basada en la rutina. Con las tías es más horizontal, más parecida a la de los hermanos donde se establecen lazos de confianza”, explica la psicóloga Goretti Rodriguez, especializada en temas de familia e infancia. “Además también les aporta espontaneidad. Con la tía puedes hacer cosas más divertidas, aventuras”. Ellas, en cambio, ponen en valor el cariño y la forma de ver el mundo que tienen los niños. “Te ayuda a relativizar tus problemas”, comparte Cati.

Además, también ayuda a reforzar el vínculo entre las dos hermanas. Porque aunque los PUNK también existen -con u por 'uncle': tío, en inglés-, es un vínculo que suele asociarse a las mujeres, y más concretamente con los hijos de sus hermanas. “Hay más mujeres PANK por el papel entre biológico y cultural que han tenido siempre las mujeres más de cuidado, y porque la relación con las hermanas siempre es más cercana”, considera Rodríguez.

El momento clave donde más tienen que aportar es en la adolescencia: “En esa edad la diferencia con los padres es más marcada y la relación con la tía puede ser beneficiosa para que se acerque a una figura adulta y la utilice en ciertos momentos. Desde el plano sentimental a la exploración de nuevos temas: estudios, culturales...”, considera la psicóloga.

Las sobrinas de Pilar, Ainhoa e Isabel, reconocen que con “la tía Pili” se acuestan más tarde y juegan más que con su madre, aunque ni Pilar ni su marido se meten en la educación y normas de los padres. “Aunque a veces veas que las regañan por cosas que no tienen razón, te callas porque no es tu papel”, confiesa Pilar. “La educación que proponemos las tías y tíos tiene que ir de la mano a lo de los padres porque puede generar situaciones encontradas, pero mientras se respeten las líneas claves de una casa”, cuenta Cati.

Además les aportan una visión de la vida diferente a la que pueden ver en casa. “Creo que por el mero hecho de que vean que yo tengo 46 años y no soy madre, están aprendiendo otro modelo de vida. Ven que no hay nada raro y podrán elegir”, explica Pilar. “Al final al no tener hijos he viajado y hecho muchas más cosas que creo que les puede aportar muchas cosas buenas”, comparte Gloria Labay.

Un 'target' por descubrir

Una de cada cinco mujeres estadounidenses es PANK, según un estudio de 2011 que llevó a cabo Savvy Auntie, -el portal que creó Notkin donde da consejos e información- con la agencia de comunicación Weber Shandwick. En total 23 millones de estadounidenses que gastan cerca de 9.000 millones de dólares (unos 7.000 millones y medio de euros) exclusivamente en sus sobrinos. Una media de 327 euros al año por menor. Aunque se centra mayoritariamente en el vínculo familiar, también tienen en cuenta relaciones parecidas como la de una mujer con el hijo de su mejor amiga.