Quantcast

¿Es bueno recetarles analgésicos a los adultos mayores?


Jenny Gold | 2/7/2017, 11:15 a.m.
¿Es bueno recetarles analgésicos a los adultos mayores?

El debate nacional sobre la epidemia de opioides se ha centrado mayormente en las personas jóvenes que compran drogas ilegales en las calles. Pero el escrutinio sobre estos adictivos analgésicos también ha cambiado la forma en que los médicos están recetando medicamentos a los adultos mayores, para aliviar dolores causados por la artritis, el cáncer, las enfermedades neurológicas y otros males que se vuelven más comunes en el otoño de la vida.

A lo largo de la década pasada, aumentó el número de recetas de analgésicos para adultos mayores, incluyendo las de hidrocodona, codeína y oxicodona. Un estudio reciente halló que en 2011, se les recetó analgésicos opioides al 15% de los adultos mayores al ser dados de alta del hospital.

Sin embargo, a medida que aumenta la preocupación sobre la epidemia, a algunos adultos mayores se les dificulta obtener la receta que necesitan de sus médicos o farmacias. Algunos doctores se niegan a aceptar pacientes que ya están tomando un opioide para el dolor.

Más allá de los peligros obvios de la adicción, los analgésicos pueden significar graves riesgos para los adultos mayores. Efectos secundarios comunes incluyen: constipación, trastornos respiratorios, confusión y problemas de interacción con otros medicamentos. Las personas mayores que toman fármacos opiáceos también tienen de cuatro a cinco veces más probabilidades de sufrir una caída o una fractura que aquéllos que toman un medicamento para el dolor no opioide.

Pero los opioides también pueden ser una herramienta crítica en el tratamiento del dolor debilitante que deja a las personas mayores inmovilizadas y atrapadas en el hogar. Carla Perissinoto, geriatra de la Universidad de California en San Francisco, dice que generalmente se receta opioides a personas de la tercera edad para ayudarles a mantener su independencia. Perissinoto habló recientemente con California Healthline (el sitio hermano de Kaiser Health News) sobre el delicado acto de equilibrio al recetar estos analgésicos. Los siguientes son los puntos clave de la conversación.

¿Cómo decide si receta o no un opioide a un adulto mayor?

Uno de los principios de la geriatría al recetar cualquier medicación es empezar con una dosis baja y avanzar despacio. Para alguien mayor, la biología del envejecimiento es diferente, ya que los medicamentos tardan más en metabolizarse. Y afectan a las personas de manera diferente. Para alguien más joven, usted puede comenzar con una dosis de, por ejemplo, 10 miligramos. En un adulto mayor generalmente tiene que comenzar con 2,5.

Pero cómo decido realmente depende de: ¿cuáles son los objetivos de esta persona?, ¿cómo el dolor afecta su vida? ¿Qué he probado ya y qué cosa no es recomendable? Por ejemplo, uno de los pilares del tratamiento es la fisioterapia y el uso de antiinflamatorios no esteroideos, que incluyen remedios como el ibuprofeno (Advil es su nombre comercial).

El desafío con esos medicamentos es que son de venta libre y se perciben como seguros, cuando en realidad para un adulto mayor hay efectos secundarios mucho más grandes sobre la presión arterial y la función renal y un mayor riesgo de sangrado. Así que, en un adulto mayor, los tratamientos principales que utilizamos para alguien más joven no están disponibles.