Quantcast

Cómo es el Medicaid con el que sueña Donald Trump


Kaiser Health News | 2/9/2017, 8:50 a.m.
Cómo es el Medicaid con el que sueña Donald Trump
Conozca cómo es el Medicaid que planea Trump | Foto Cortesía

La administración del presidente Donald Trump ha dejado bien claro su compromiso de rescatar la vieja estrategia republicana para gerenciar el Medicaid, el programa que ofrece cobertura de salud a personas de bajos ingresos. Es la siguiente: devolver el control a los estados y limitar el gasto anual del gobierno federal.

La forma de financiamiento se llama “subvención en bloque”. Ahora, el Medicaid, que se expandió bajo la ley de salud de 2010 para asegurar a más personas, cubre a casi 75 millones de adultos y niños. Debido a que es un derecho, todo el que califica tiene la cobertura garantizada, y los estados y el gobierno federal combinan fondos para cubrir los costos.

Los conservadores han sostenido durante mucho tiempo que el programa sería más eficiente si los estados obtuvieran una suma fija del gobierno federal y luego lo administraran como mejor les parezca. Pero otros dicen que eso significaría menos financiamiento para el programa, lo que eventualmente se traduciría en mayores desafíos para obtener atención médica para personas de bajos ingresos.

La “subvención en bloque” del Medicaid es una pieza central de las propuestas de salud apoyadas por el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, y el representante Tom Price, candidato de Trump para dirigir el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS). La asesora de Trump Kellyanne Conway enfatizó que la estrategia es clave para la política de salud de la administración.

Pero, ¿cómo sería este proceso, y por qué es tan controversial? Vamos a desglosar cómo funcionaría esta política, y sus implicaciones para el gasto del gobierno y para el acceso de los consumidores al cuidado de salud.

¿Cómo funcionaría un financiamiento en bloque?

Hasta ahora, Trump no reveló detalles de su plan. Pero la idea básica es que los estados recibirían subvenciones federales fijas que estarían basadas en el gasto estatal y federal del Medicaid en ese estado. La subvención crecería ligeramente cada año para contabilizar la inflación, pero es posible que el costo de la salud aumente más.

Actualmente, los estados comparten el costo del Medicaid con el gobierno federal. Los más pobres pagan menos: por ejemplo, en Mississippi, el gobierno federal paga alrededor de tres cuartas partes del costo del programa, en comparación con el 50% en Massachusetts.

La financiación federal es abierta, pero a cambio, los estados deben cubrir ciertos servicios y a ciertos grupos de personas, por ejemplo, niños, mujeres embarazadas que cumplen con los criterios de ingresos y padres con hijos dependientes. Bajo una subvención en bloque, los estados tendrían más libertad para decidir quién califica, y para qué servicios.

“Va a depender de los detalles de cada propuesta de subvención, si habría ciertos beneficios que los estados tendrían que proveer”, dijo Edwin Park, vicepresidente de políticas de salud en el Center for Budget and Policy Priorities, en Washington, D.C. “Usualmente los estados tienen una flexibilidad sin casi ninguna restricción”.

¿Esto es lo mismo que el “límite per cápita”?

La subvención en bloque es ligeramente diferente de este otro modelo favorito de los conservadores. Los límites per cápita también han sido apoyados por Ryan.