Quantcast

Nuevas drogas contra el cáncer, ¿ayudan a vivir más?


Kaiser Health News | 2/15/2017, 2:19 p.m.
Nuevas drogas contra el cáncer, ¿ayudan a vivir más?
Las nuevas drogas para combatir el cáncer plantean nuevas discusiones | Foto Cortesía

El cáncer de seno de Marlene McCarthy ha crecido de manera implacable durante los últimos siete años, diseminándose dolorosamente a través de sus huesos y haciendo que le resulte imposible caminar sin la ayuda de un bastón.

Aunque la mujer de 73 años sabe que no hay cura para su enfermedad, quiere que los investigadores se esmeren más. Han pasado años desde que encontrara una droga que la ayudara. McCarthy dijo que se siente frustrada porque la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) está aprobando fármacos sin pruebas de que curan a los pacientes o los ayudan a vivir más tiempo. "Entiendo por qué podría ser satisfactorio para algunas personas. Pero no lo es para mí", dijo McCarthy, quien vive en Coventry, Rhode Island.

Empujados por defensores de pacientes que quieren acceso temprano a los medicamentos, la FDA ha aprobado una ráfaga de drogas oncológicas en los últimos años, dando a las personas con cáncer una renovada sensación de esperanza, y una serie de nuevas y costosas opciones. Pocas de estas drogas han permitido a pacientes con una esperanza de vida limitada, vivir por años.

Sin embargo, muchas otras sólo han ofrecido a los pacientes beneficios marginales, sin ninguna evidencia de que mejoraran la sobrevida o la calidad de vida, dijo el doctor Vinay Prasad, profesor asistente de medicina en la Oregon Health and Sciences University, quien ha escrito extensamente sobre cómo la FDA aprueba drogas para el cáncer.

En general, la supervivencia del cáncer ha cambiado poco en la década pasada. Las 72 terapias aprobadas de 2002 a 2014 les dieron a los pacientes sólo 2,1 meses más de vida comparado con los fármacos más viejos, según un estudio publicado en JAMA Otolaryngology–Head & Neck Surgery.

Y esos son los éxitos.

Dos tercios de las drogas para el cáncer aprobadas en los dos últimos años no tienen evidencia que demuestre que extienden la supervivencia en absoluto, agregó Prasad.

El resultado: por cada paciente con cáncer que gana la lotería, hay muchos otros que obtienen poco o ningún beneficio de las drogas más nuevas.

"Estamos preocupados sobre la presión por aprobar más drogas, en vez de aprobar drogas más efectivas", dijo Fran Visco, presidente de la National Breast Cancer Coalition. Visco observó que Herceptin, la última droga para el cáncer de seno que cambió realmente el juego terapéutico, fue aprobada hace 20 años.

En un estudio publicado en noviembre en JAMA Internal Medicine, la investigadora Diana Zuckerman analizó 18 drogas para el cáncer que no ayudaron a los pacientes a vivir más. Sólo una tenía datos claros que mostraban que había mejorado las vidas de los pacientes, aliviando el dolor o la fatiga.

Dos de esas drogas dañaron la calidad de vida. Por ejemplo, los pacientes con cáncer de tiroides que tomaron el fármaco más caro, llamado Cabozantinib, tuvieron peores resultados en una escala que midió cinco síntomas: diarrea, fatiga, trastornos del sueño, angustia y dificultad para recordar, explicó Zuckerman.

"Nuestros pacientes necesitan fármacos que ofrezcan el mayor beneficio posible, especialmente cuando se lo pone en el contexto del costo", dijo el doctor Richard Schilsky, vicepresidente senior y director médico de la Sociedad Americana de Oncología Clínica, que representa a los especialistas en cáncer. "Usted comienza a preguntar cuál es el valor real de una terapia cuando el beneficio es pequeño, la toxicidad puede ser similar a un medicamento anterior y el costo es mucho mayor".