Quantcast

La era Trump, como se vive en Filadelfia y en el resto del mundo


Este jueves estará en la Ciudad del Amor Fraternal

1/25/2017, 1:14 p.m.
La era Trump, como se vive en Filadelfia y en el resto del mundo
El recorido de Trump durante la inauguración el pasado 20 de Enero en Washington D.C | Perla Lara

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, confirmó un viaje a Philly para asistir a la Conferencia de Liderazgo del Senado de la Cámara Republicana en el Loews Philadelphia Hotel, 1200 Market St.

El retiro se llevará a cabo desde este miércoles al viernes. Estan 2 protestas programadas hasta el momento.

Prácticamente desde unas horas después del para muchos fatídico anuncio de que Donald Trump era el próximo presidente de los Estados Unidos, cientos de organizaciones a nivel nacional y por su puesto local, empezaron a idear la manera de prepararse para lo peor.

Definitivamente para propios y extraños el que Trump haya ganado la presidencia del país más poderoso del mundo provoco un sentido de absoluto asombro, preocupación, desilusión e inclusive depresión en los caso más extremos. De hecho se registraron suicidios relacionados con el para muchos apocalíptico anuncio, de que el magnate quien había sido desestimado y ridiculizado por la mayoría de los medios, sería su próximo presidente, la mayoría de los que fueron más afectados emocionalmente son inmigrantes sin documentos o familiares cercanos de estos que están sujetos a deportación.

También se registraron varias protestas de varios sectores de las sociedad, y hubo repudio y hasta lagrimas virales que recorrieron las redes de todo el globo.

Sin embargo los ánimos, al menos aparentemente se han ido apaciguando. Aunque es bien sabido que la mayoría, es decir un 60 % de estadounidenses no aprueban a su nuevo presidente, una buena parte de ellos ha bajado la guardia y espera que no cumpla todas sus promesas, y que al bajar su discurso divisorio también lo lleve a la práctica. Sin embargo para los analistas la pura selección de su gabinete, ya lo dice todo. Es decir será un gobierno atípico. De millonarios y de la vieja guardia que vienen cargando un pasado donde se les ha acusa de un pasado polémico, y reaccionario.

Lo cierto es que para muchos de nosotros el trauma llamado TRUMP lo hemos ido resolviendo, y convertir este reto como una oportunidad.

Toda crisis trae momentos convulsos y no hay que minimizar los problemas y los riesgos que ya enfrentamos, pero también gracias a estos peligros el activismo en muchas áreas se ha reactivado y movilizado creando sinergias muy interesantes.

Las minorías juntas, somos mayoría. Y no es unirnos contra los seguidores de Trump, es tratar de comprender que los lleva a tener ciertas posturas radicales, es comprender de donde viene ese hastió y es sobre todo encontrar los puntos de encuentro. Así mismo como los hemos ido encontrando entre nosotros de las minorías. Latinos, musulmanes, inmigrantes, mujeres, comunidad LGTB, ambientalistas, y amantes de las buenas maneras, personas de buena voluntad que no se ven reflejados en tal personaje y que se han sentido tan agredidos por tener que ser gobernados por tan soez caricatura de una América que también existe.

Esa indagación compartida, ha ido uniendo diversas luchas, dicen que lo que no te tumba te hace más fuerte, y eso es lo que parece estar pasando con muchas de estas uniones que después de la tristeza y coraje puesto de manifiesto durante las manifestaciones “anti Trump” en las principales ciudades de los EE.UU., han ido evolucionando en una fuerza especial que busca lucidez y evolución.