Quantcast

Los mejores y peores países del mundo para pasar la infancia


Redacción Agencias | 7/4/2017, 2:49 p.m.
Los mejores y peores países del mundo para pasar la infancia
La mayoría de los peores países para pasar la infancia son africanos | Foto Cortesía

“Los niños son como esponjas”. Lejos de ser un tópico muy repetido por parte de los mayores, muchos rasgos del comportamiento y la personalidad de un adulto están influidos por las situaciones y el clima respirado durante la niñez. La infancia moldea, hay quien dice que determina, nuestro futuro como personas. Y, sin embargo, para al menos 700 millones de niños en todo el mundo -y quizás cientos de millones más- esta etapa fundamental termina demasiado pronto.

La niñez debería ser una época para crecer, aprender y jugar, en la que el niño pueda sentirse seguro para desarrollarse a su máximo potencial. Pero no es así para al menos un cuarto de la infancia global. Así lo cree la ONG Save the Children, que en su informe publicado con motivo del Día Internacional del Niño ha articulado una lista de los mejores y los peores países para la infancia. Una vez más, los países europeos dominan el ránking y los de África subsahariana copan los últimos puestos.

El informe examina factores como la mortalidad de los niños menores de cinco años, la desnutrición, el trabajo infantil, los matrimonios forzados, la falta de escolarización, el desplazamiento por conflictos o la preeminencia de enfermedades prevenibles -como la neumonía, diarrea, malaria y otras dolencias mortales que podrían ser evitadas con vacunas-, así como la falta de oportunidades educativas debido a la pobreza y a la crisis.

Los mejores países

1 Noruega y Eslovenia (empate)

3 Finlandia

4 Países Bajos

5 Suecia

6 Portugal

7 Irlanda

8 Islandia e Italia (empate)

10 Bélgica, Chipre, Alemania y Corea del Sur (empate)

Los peores países

Del informe se deduce que el estado de la infancia en el mundo no es causal. “Qué niños sobreviven o mueren, cuáles aprenden o no, son protegidos o malheridos, no es ningún accidente. Las infancias perdidas son el resultado de elecciones que excluyen a grupos particulares, ya sea con intención o por negligencia. Millones de niños no terminan su niñez debido a quiénes son y dónde viven”, asegura la ONG en su informe.

Aunque la tremenda brecha entre países ricos y pobres ha disminuido, la infancia no siempre ha podido escapar de esa situación de vulnerabilidad. “Ha habido grandes avances para la infancia en los últimos 25 años, pero los progresos más recientes en la lucha contra la extrema pobreza a menudo no han llegado a los niños que más lo necesitan, bien sea por la geografía, su género, origen étnico, discapacidad o porque son víctimas de un conflicto”, asegura la ONG.

“La desesperación humana y las oportunidades perdidas representadas en estas cifras exigen que los niños de todas las partes del mundo reciban los servicios básicos, protecciones y posibilidades que necesitan para sobrevivir y prosperar”, añade.

1 Níger

2 Angola

3 Malí

4 República Centroafricana

5 Somalia

6 Chad

7 Sudán del Sur

8 Burkina Faso

9 Sierra Leona y Guinea (empate)

Por su parte, Ana Sastre, directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de Save the Children, matiza: "Lamentablemente, excepto en los países que salen bien parados, la infancia no es una prioridad en el mundo. Los niños no tienen voz, no votan, no están empoderados y son una minoría en sociedades mayoritariamente de adultos. La casuística de cada uno de los países es muy diversa, hay razones culturales, religiosas, políticas, económicas... pero cada uno podría apostar por la infancia. No hay nada que impida a un país decir: 'Me importa mi infancia y voy a poner el foco en lo que es bueno para los niños'. Siempre se puede mejorar, sea cual sea la situación".