Quantcast

¿Qué hacer cuando tu hijo monta el circo delante de la gente


Redacción Agencias | 7/4/2017, 8:44 a.m.
¿Qué hacer cuando tu hijo monta el circo delante de la gente
Es una escena muy común en los lugares públicos | Foto Cortesía

Si eres padre entenderás a la perfección la siguiente historia, te sentirás identificado e, igual, puedes hasta aprender algo acerca de la paternidad. Si aún no tienes hijos, la secuencia que te vamos a contar también te sonará, pues has sido testigo de ella en más de una ocasión. Hablamos de la clásica rabieta que tienen los niños pequeños de vez en cuando y que les lleva a "montar el espectáculo" delante de todo el mundo.

Los diminutos humanos lloran, gritan, se tiran por el suelo... y los progenitores no saben dónde meterse. Además, parece que cuanto más ahínco ponen en que su cachorrito se calmen, este más se agita, feliz por el reclamo y la atención que está despertando en sus padres, los mismos que hace cinco minutos pasaban de él.

Estas cosas, como dice el refranero, ocurren hasta en las mejores familias. Incluso en las de famosos. El actor estadounidense y director de cine Justin Baldoli ha contado justo esta historia en su Facebook. La anécdota está acompañada de una fotografía en la que se ve a su hija pequeña llorando en el suelo. A los lados de la niña vemos al intérprete y a su padre (abuelo de la nena) mirando el espectáculo totalmente impasibles.

¿Acaso querían insinuar que pasan de su hija? ¿Les hace gracia que llore? No, ni mucho menos. Ambos hombres únicamente observan el berrinche de la pequeña con tranquilidad. ¿Cómo es posible? ¿No se avergüenzan acaso? Ni lo más mínimo. De hecho, al contrario. Con esta foto, Baldoni ha querido mandar un mensaje a todos los padres del mundo que viene a decir: no pasa nada porque tu hijo llore y monte el circo delante de decenas de desconocidos, tienes que dejar que se exprese y que sienta lo que en ese momento quiere sentir.

Esta es la lección que resume el extenso texto que ha escrito en su perfil de la red social y que acompaña a la mencionada foto que abre el artículo. "No hay padres perfectos, pero el mío me enseñó a no ser padre en función de lo que los demás piensen. Él siempre me dejaba sentir lo que necesitaba sentir, aunque fuera en público y embarazoso. No recuerdo que me dijera que no llorase o que bajase la voz", asegura el actor, a lo que añade: "No fue hasta hace poco tiempo cuando me di cuenta de lo importante que fue este comportamiento para mi propio desarrollo emocional. Nuestro hijos están aprendiendo y procesando mucha información, y (lloran y berrean porque) no saben qué hacer con todo ese conocimiento".

"No es embarazoso para mí cuando mi hija tiene un berrinche en mitad de una tienda o cuando grita en un avión. Soy su padre, no el tuyo. No nos avergoncemos de nuestros hijos (...) Lo que me encanta de esta foto es que el mundo sigue girando mientras vosotros dos estáis ahí parados. Como padres, muchas veces sentimos que estamos siento juzgados y observados por todo el que pasa al lado, pero no es así; la gente está demasiado ocupada con sus propias cosas para notar lo que está pasando con nosotros".