Quantcast

Ian Anderson en el Center Stage del Musikfest


Rene Rincón | 7/12/2017, 5:49 p.m.
Ian Anderson en el Center Stage del Musikfest

Ian Anderson, el frontman de Jethro Tull tomará el escenario central del Musikfest de Bethlehem, Pennsylvania, el 13 de Agosto, en una noche de éxitos, desde “Aqualung” a “Locomotive Breath,”. La banda que celebrará su quincuagésimo aniversario el próximo año, viene de culminar una gira mundial tocando los clásicos del álbum “Thick As A Brick” y de celebrar el éxito del disco de música clásica “String Quartets”. En una nueva conversación con El Sol Latino Newspaper, Ian Anderson habla sobre música clásica, la muerte reciente de músicos consagrados y además nos sorprende con un análisis sobre la crisis política en Venezuela".

En primer lugar me gustaría felicitarlo por el éxito obtenido por el disco 'The String Quartets' por haber alcanzado el primer lugar en ventas de las carteleras clásicas.

-Así es, ocupó el primer lugar de la cartelera clásica, aunque por supuesto que ese no es un disco clásico, sino un álbum con instrumentos musicales clásicos ejecutando la música Rock de Jethro Tull.

¿Ese éxito se debe al apoyo de los fans de Jethro Tull o de los aficionados de la música clásica?

-Definitivamente no a la segunda. Las personas que escuchan música clásica o son aficionados de Beethoven, en general no son fans de la música Rock y tampoco creo que habrá un crossover. A veces hay algunos músicos que tocan la flauta, que pueden tener un poco de interés por el hecho de que yo toco ese instrumento. Lo que si existen son los fans de música Rock que disfrutan también de la música clásica y ese puede ser el caso. Yo creo que quienes compraron el disco son en su totalidad aficionados de Jethro Tull.

¿Puedes comentar sobre las muertes recientes de grandes músicos progresivos como Greg Lake, John Wetton o Keith Emerson?

-Te refieres a los tipos muertos. Desafortunadamente estamos llegando al punto en el que debemos despedir a los músicos que amamos, o a nuestros actores y escritores favoritos. Hay una tristeza adicional por aquellos que mueren muy temprano y lamentablemente ese el caso de Greg Lake debido al cáncer y eso fue un shock para mí. John Wetton, otro gran bajista progresivo se fue recientemente. En esos casos, incluyendo a Keith Emerson, no les ayudó mucho el consumo de alcohol en su estilo de vida. De haber sido más consientes quizá hubieran podido vivir al menos diez años más. Hay casos como el de Keith Richards quien debió haber fallecido hace 40 años, debido a su largo historial de drogas y alcohol y logró salirse con la suya. El problema es que cuando la gente ve a Keith aun viviendo el estilo de vida de un Rolling Stone piensan que debe estar okei consumir heroína. Por esa razón yo nunca consumí drogas, en primer lugar porque no las necesitaba y luego porque no quise arriesgarme a perder la vida con ellas, porque temí tener la personalidad de un adicto.

Usted siempre ha opinado de diversos temas políticos. ¿Esta consiente de la situación política que viven en estos momentos los venezolanos?

-Por supuesto que sé de Venezuela porque toqué en ese país varias veces y como todos he tratado de seguir lo que sucede allí y he notado que están rápidamente aproximándose a una dictadura. La última vez que estuve en Venezuela se veía claramente que era un país en problemas económicos y eso es muy triste porque hubo un momento en el que Venezuela parecía ser uno de los países más ricos de Latinoamérica, más civilizados en términos de preocuparse de su gente, utilizando sus recursos minerales para atender a la población. Es claro notar que han tenido gobiernos tras gobiernos de corrupción, incapaces de manejar la situación económica del país luego del declive de los precios peloteros. Es terrible ver al gobierno oprimir a su gente con el fin de mantenerse en el poder. Puedes apostar que muchos de esos venezolanos ya tienen dinero fuera del país y un boleto aéreo en primera clase preparados para el día en que tengan que huir. Siempre es igual, el dinero siempre está fuera, así se trate de la corrupción diabólica de Robert Mugabe en Zimbabue, en Corea del Norte o en Rusia.