Quantcast

La personalidad del hijo según su lugar en la familia


El orden de nacimiento es determinante

Redacción Agencias | 7/17/2017, 3:04 p.m.
La personalidad del  hijo según su lugar en la familia
La personalidad de los hijos puede definirse por su orden de nacimiento | Foto Cortesía

¿Es posible que el rol dentro de la familia defina nuestra personalidad? De acuerdo con diversas teorías, sí. La manera en que los hermanos interactúan y compiten por un lugar ante sus padres moldea su carácter. De hecho, el orden de nacimiento es tomado en cuenta por los especialistas, ya que brinda información relevante.

Conozca más a sus hijos según estos factores y descubra cómo influye en su personalidad.

El mayor

Los padres suelen transmitirles angustia, debido a que son primerizos y enfrentan con temor diversas situaciones.

Tiene las expectativas más altas de la familia y atraviesa periodos de estrés pues teme no poder cumplirlas.

A la vista de sus hermanos, es el privilegiado y de vez en cuando les da órdenes aunque también asume su cuidado por iniciativa propia o por imposición.

Con el tiempo suele ser obediente, responsable y atento, pero poco espontáneo y expresivo en sus sentimientos.

Es constantemente es comparado.

Se relaciona con altos niveles de rendimiento académico y laboral y basa su seguridad en el éxito intelectual.

Por lo general son los padres más responsables.

El sándwich

Carece del protagonismo que tuvo el mayor y constantemente busca estrategias para llamar la atención.

Tiene mayor libertad ya que lo educan padres más relajados.

Debido a que el primero sentó un precedente, su motivación es ser diferente o destacar con otras aptitudes. Por ejemplo, si su hermano demuestra habilidades científicas, él tratará de desarrollarse en lo artístico y viceversa.

La desventaja de tamaño, fuerza y conocimiento puede frustrarlo pero llevarlo a desarrollar recursos para defenderse y más ingenio para resolver conflictos.

En ocasiones sufre agresiones por parte del primogénito porque es visto como una amenaza. La rivalidad se acentúa si son del mismo sexo.

En la adolescencia se muestra rebelde, creativo, innovador y altruista.

El menor

Los padres son más tolerantes, experimentados y padecen menos ansiedad, incluso tienden a relajar las normas, por lo que es visto como el consentido de la familia.

La experiencia de sus hermanos lo estimula. Interactuar con ellos le permite ser más sociable y seguro de sí mismo.

No tiene celos de los hermanos más grandes y los mayores tampoco rivalizan con él porque han tenido oportunidad de asumir su rol. Por el contrario, lo protegen.

Puede ser precoz ya que recibe muchos estímulos e información.

Cuando la disciplina es más ligera, es menos tolerante a la frustración.

La falta de exigencia puede llevarlo a que todo lo espere fácilmente y se sienta desmotivado para luchar por lo que quiere.

Único

Tienen fama de ser mimado, egoísta y caprichoso, pero habitualmente es muy inteligente y puede beneficiarse de su situación con la ayuda de una educación apropiada.

Al no experimentar las peleas típicas de hermanos por ganarse la atención, puede tener más dificultad para madurar en ciertos aspectos.

Tiene complicaciones para relacionarse con los demás, sobre todo cuando ingresa a la escuela.

Suele estar más inclinado hacia la parte intelectual y la parte deportiva está en segundo plano.

Ocasionalmente tiene tendencia a ser egoísta.

Es importante valorar sus logros pero evite sobreprotegerlo.

Es esencial fomentar el contacto con niños de su edad para que aprenda a compartir, perder y a tomar en cuenta los sentimientos de los demás.

Gemelos

Se suele llamar “mayor” al que nace primero y “menor” al que viene después, ya que en ocasiones existe una supremacía física.

Los padres tienden a unificarlos en ciertas cosas y a diferenciarlos en otras. Por ejemplo, para reconocerlos los visten diferente, pero los inscriben en la misma clase de natación.

La rivalidad suele ser muy fuerte pues luchan por la atención.

Entre ellos hay una unión estrecha y una necesidad de cercanía, pero cada quien busca su espacio.