Quantcast

¿Por qué los autos chinos son vistos como un mal cuento?


Enrique Kogan | 7/17/2017, 8:45 a.m.
¿Por qué los autos chinos son vistos como un mal cuento?
Los autos chinos son vistos como un mal cuento | Foto Cortesía

Algunas que tienen sobrado capital, tienden a realizar campañas promocionales únicas, como WeChat, que ha gastado $ 200 millones de dólares para contratar a Lionel Messi como su imagen global.

Los chinos saben que el fútbol es el deporte más popular en el mundo, así que con dinero, pudieron conseguir que el mejor jugador del mundo, sea la estrella de sus anuncios de televisión, para crear un impacto de comercialización que definitivamente sería inmenso.

GAC tiene su propia historia de costosas promociones con un seguimiento limitado, incluyendo una inexplicable colocación de productos en el año 2014 con la película, "Transformers: Age of Extinction", que fue un éxito en china.

Pero, Estados Unidos no es muy pasional con el futbol, y GAC tendrá que pensar mucho más ambiciosamente si quiere entrar en un nuevo mercado, que es altamente competitivo.

También está entrando en el mercado estadounidense en un momento en que las marcas automotrices de todo tipo pueden estar en declive terminal, con la tecnología autónoma que borrara las distinciones entre ellos.

Además, si los quiere vender en el país, como modelos originales, sus automóviles tendrán que llegar con la reingeniería para cumplir con los más estrictos estándares de seguridad y emisiones de los Estados Unidos.

Un caso muy notorio fue el Mitsubishi Montero “cara de gato”, un modelo muy reconocido y querido en el caribe, que no pudo entrar al mercado de Estados Unidos, por no pasar los estrictos estándares de seguridad que le aplicaron.

Además GAC sabe que necesitará una red de distribuidores para venderlos, y no será fácil conseguir franquiciantes que quieran gastar millones en vender autos chinos, por lo que le dificultará la venta a través de nuevos concesionarios.

En lugar de seguir adelante con una marca que es poco probable que resuenan con los estadounidenses, GAC podría buscar socios que tengan redes de distribución en el país, y vender sus vehículos con otro nombre. Caso Mitsubishi, aunque luego del acuerdo con Nissan sería difícil.

GAC debe intentar algo distinto a lo que los japoneses o coreanos han hecho, y deshacerse del Trumpchi, porque de otra manera la tendrá muy difícil.

Mientras tanto GM como Volvo están vendiendo automóviles de fabricación china en los Estados Unidos, bajo sus propias marcas, ya establecidas, incluyendo el Buick Envision, y el Volvo S60.

Claro, las reglas de fabricación y ensamblaje en China, que tienen estos productos, son del mejor estándar posible, y no parecen ser hechos en china.

Con cierto éxito, tanto Volvo como Buick están combinando la destreza de la fabricación china y el estilo de ventas estadounidense, sin hacer mucho ruido entre los consumidores.

Por ahora y sin ideas de cómo ingresar al país, de cómo hacer el marketing, y demostrar que sus productos son buenos, tanto GAC como otro fabricante chino tiene muy difícil el acceso a los Estados Unidos.

Yo no veo a Ramón comprando un “Trumpchi”, y llevándoselo con orgullo a María. “María te gusta mi Trumpchi ?, Hay Ramón, no me vengas ahora con tus cuentos chinos”.