Quantcast

Por qué se hinchan las piernas durante el embarazo


Redacción Agencias | 7/24/2017, 8:43 a.m.
Por qué se hinchan las piernas durante el embarazo

Si te encuentras en la última fase de tu embarazo te habrás dado cuenta de que tus pies y tus tobillos se encuentran bastante más hinchados de lo normal. Ello se debe a un aumento de la retención de líquidos en toda la zona de las piernas. El útero realiza una presión sobre la pelvis lo que va a provocar que se ralentice toda la circulación sanguínea en la zona. Dicha hinchazón suele empeorar al final del día y durante los meses de verano. Acto seguido te hablaré un poco más del tema de la retención de líquidos y cuál es la mejor manera de tratar dicho problema tan típico y común en las mujeres embarazadas.

Causas de la hinchazón de las piernas

Dicha hinchazón en toda la zona de las piernas se debe a la acumulación de líquido en los tejidos, algo bastante normal durante el embarazo. El útero se vuelve cada vez más grande ejerciendo una gran presión en la zona de la pelvis. La presión del útero hace que la sangre circule mucho más despacio de lo normal y que empieces a notar las consecuencias de esto. La hinchazón se hace más evidente en la última etapa del embarazo debido a que el útero crece bastante. El exceso de peso de la mujer embarzada unido a las temperaturas propias del verano son otras de las causas que provocan que las mujeres tengan los pies y los tobillos más hinchados de lo normal. Si todo transcurre sin ningún tipo de contratiempo es habitual que dicha retención de líquidos desaparezca unos días después de dar a luz.

Cómo tratar la hinchazón de las piernas

Si estás embrazada y sufres dicha hinchazón en las piernas es importante que tomes buena nota de los siguientes consejos que te ayudarán a tratar el problema de la mejor manera posible. Pon las piernas elevadas unos minutos al día y evita en todo momento el uso de ropa demasiado ajustada como los calcetines o las medias. Junto con las posturas es bueno que te des masajes en la zona hinchada con un poco de aceite esencial de romero. Dichos masajes te aliviarán y ayudan a reactivar la circulación sanguínea en las piernas. No olvides tampoco el realizar algo de ejercicio físico moderado como es el caso de andar durante unos 45 minutos al día.

Es bastante importante el beber mucha agua al cabo del día ya que te ayudará a depurar el organismo y a evitar que el cuerpo retenga muchos líquidos en las piernas o en los tobillos. En el caso de que observes que dicha hinchazón se da en otras zonas del cuerpo como las manos o la cara es esencial el acudir rápidamente al médico para evitar que pueda haber alguna que otra complicación. Muchas embarazadas con tales síntomas pueden sufrir tensión alta o algún tipo de problema renal que puede incidir negativamente en el proceso de gestación. Aunque lo normal es que la hinchazón desaparezca después del embarazo, puede continuar durante unas semanas dando lugar a la aparición de varices o de hemorroides. De todas formas, una dieta saludable y equilibrada unida a la lactancia materna harán que el hinchazón desparezca.

Recuerda que es normal que tanto tus pies como tus tobillos se hinchen durante los últimos meses del embarazo debido a la presión que realiza el útero sobre toda la zona de la pelvis. Es por ello que debes tomártelo de la mejor manera posible, no ponerte demasiado nerviosa y seguir los consejos que he citado más arriba. Una vez que des a luz es normal que la retención de líquidos desaparezca y puedas volver a tener las piernas en perfecto estado.