Quantcast

Angelina Jolie sufrió parálisis facial tras su divorcio


7/27/2017, 8:56 a.m.
Angelina Jolie sufrió parálisis facial tras su divorcio
Angelina Jolie confesó sus problemas tras el divorcio | Foto Cortesía

Meses después del sonado divorcio de Angelina Jolie y Brad Pitt, la ex pareja de oro de Hollywood se ha abierto al mundo sobre lo ocurrido y sus sentimientos. Primero lo hizo el actor en una entrevista a GQ en la que hablaba de sus problemas con el alcohol. Ahora, Jolie ha hecho lo propio.

En una íntima entrevista paraVanity Fair, la actriz cuenta cómo su familia afronta esta nueva etapa de su vida y explica el proceso que como mujer y madre ha vivido tras la separación. Como ya ha hecho en otras ocasiones -cuando habló de su doble mastectomía-, Jolie se ha sincerado sobre problemas médicos por los que ha pasado durante el divorcio: “A veces las mujeres nos ponemos de últimas en la familia, hasta que se manifiesta en la salud”.

¿Qué es la paralisis facial periférica?

Angelina Jolie sufrió la llamada “parálisis de Bell”. Se trata de una parálisis temporal que ocurre por el daño de algunos nervios de la cara, según explica el Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos e Infartos de Estados Unidos. Es una patología rara que afecta a una de cada 5.000 personas -en edades comprendidas entre los 16 y 60- cada año, afirma el Sistema Nacional de Salud del Reino Unido.

El nervio facial dañado (hay uno de cada lado) está situado en un canal de hueso entre la parte inferior de las orejas y los músculos de la cara y es el encargado de todos los movimientos que hacemos con nuestro rostro, incluidos los parpadeos. Además se conecta con otros nervios que cumplen las funciones de salivar o del lagrimeo, entre otras. Por lo que, al sufrir este tipo de parálisis, la conexión entre el cerebro y la cara deja de ocurrir, y se pierde la movilidad.

Las causas de este problema son diversas. Algunos médicos consideran que se debe a una infección viral, apunta la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. Sin embargo, puede haber otros motivos, como un infarto, un accidente en el que el nervio facial se haya visto afectado, una cirugía en la cara o un problema congénito, indica el Sistema Nacional de Salud del Reino Unido.

Los síntomas

Todas estas webs especializadas listan una serie de signos que indican que una persona puede estar sufriendo una parálisis facial y explican que, además de aparecer de forma repentina, suelen empeorarse en los siguientes dos días:

  • Tics

  • Debilidad

  • Parálisis

  • Caída del párpado y la comisura de la boca

  • Baboseo

  • Sequedad de la boca

  • Lagrimeo excesivo en el ojo

  • Deterioro del sentido del gusto

Tratamiento

La parálisis de Bell suele ser una patología temporal, que mejora pasadas unas semanas y desaparece entre los tres y seis meses siguientes. Siete de cada 10 personas se recuperan por completo con o sin tratamiento.

Sin embargo, es necesario acudir a un especialista ya que una parálisis puede ser un síntoma de un problema mayor. Será el médico el encargado en determinar el tratamiento necesario, que puede ir desde la medicación hasta distintos tipos de terapia. En el caso de Jolie, por ejemplo, utilizaron acupuntura.