Quantcast

Flotadores de cuello para bañar al bebé, ¿sí o no?


Redacción Agencias | 6/9/2017, 5:55 p.m.
Flotadores de cuello para bañar al bebé, ¿sí o no?
Los flotadores ¿usarlos o no? | Foto Cortesía

Hace bastante tiempo que llevan circulando por internet fotos de bebés con un flotador alrededor del cuello. Todo esto se originó a raíz de un Spa para bebés en Estados Unidos, en Texas, que hace un par de años empezaron a subir fotos de bebés en las bañeras de sus instalaciones con un flotador en el cuello. En ese lugar hacen hidroterapia con bebés con el objetivo de relajarles y de que se vayan familiarizando lo más pronto posible con el agua después de su salida de la placenta.

Se supone que este tipo de prácticas mejoran su coordinación y musculatura aunque desde ese spa también afirmaban que les ayudarán a aprender a nadar mejor y más rápido en el futuro. Como consecuencia, muchos emprendedores han visto un nicho de mercado y nuevos spas de este estilo se han abierto en otros países, en Australia, Reino Unido, Francia... incluso aquí en España tenemos en Madrid un spa especial para bebés donde aparte de hidroterapia también se ofrecen otros servicios como masajes o pilates.

¿Es seguro un flotador en el cuello para bebés?

Pues depende. En estos spa los flotadores que utilizan están hechos de un material especial que no puede ser pinchado, muy ligero y capaz de aguantar un peso de 25 kg. Respecto a si es bueno colocarlo alrededor del cuello del bebé en estos spa dicen que están diseñados especialmente para ello. En realidad no se pone en el cuello de los bebés, pues como nos han repetido los médicos hasta la saciedad, no podemos colocar nunca nada alrededor del cuello del bebé para evitar una posible asfixia. Estos flotadores sujetan al bebé justo por debajo de la barbilla y la parte occipital del cráneo, el cuello queda libre.

Por otra parte, este tipo de flotadores no se comercializan al público porque para su correcto uso tiene que estar supervisado en todo momento por personas entrenadas que estén continuamente vigilando a los bebés y en unas instalaciones adecuadas. Por tanto, es seguro no solo por el diseño en sí sino porque hay vigilancia constante en la piscina y por el espacio, supongo que se refiere a unas piscinas que no sean demasiado grandes para poder acceder fácilmente al bebé en caso de un problema.

Como consecuencia y para evitar riesgos se niegan a venderlo porque no quieren ser responsables de su mal uso por parte de terceros ni propiciar accidentes. Es triste decirlo pero todos sabemos que no todos somos igual de responsables o estamos capacitados para supervisar de la mejor manera una situación así.

Hasta aquí, se garantiza la protección de los bebés. Ahora bien, respondiendo a la pregunta ¿son seguros los flotadores para el cuello? tenemos que decir que no, o al menos no todos. Estos en concreto si pero ¿son todos iguales? No. Hay muchas marcas que han comercializado flotadores de este estilo pero con materiales no adecuados y que suponen un peligro. La Academia Americana de Pediatría advertía contra este tipo de flotadores de marca blanca, son flotadores hechos de plástico inflable, como un flotador normal y corriente de piscina. Según ellos incluso los más resistentes pueden pincharse o ir deshinchándose progresivamente. Además, la mayoría de estos flotadores de marca blanca no garantiza que realmente sean ergonómicos o dejen el cuello libre. El tema de la talla también es algo a tener en cuenta. Si no son de la talla adecuada el bebé puede escurrirse o al revés, apretarle demasiado. El hinchado también tiene que ser correcto y asegurarnos de que no pierde aire.