Quantcast

Sin Obamacare: centros comunitarios que atienden a miles de hispanos en el limbo


Kaiser Health News | 3/6/2017, 5:49 p.m.
Sin Obamacare: centros comunitarios que atienden a miles de hispanos en el limbo

Atender a las personas gratis, o por muy poco dinero, ha sido por décadas la misión de los centros comunitarios de salud en los Estados Unidos. En 2015, una de cada 12 personas buscó atención en una de estas clínicas; casi 6 de cada 10 fueron mujeres, y cientos de miles,veteranos.

Las clínicas comunitarias -unas 1,300 en la actualidad- también se han expandido en los últimos años para atender a las personas que obtuvieron cobertura bajo la Ley del Cuidado de Salud Asequible (ACA). En 2015, estos centros atendieron a 24,3 millones de personas, comparado con 19,5 millones en 2010.

La mayoría son organizaciones sin fines de lucro con raíces profundas en sus comunidades, y cumplen con los criterios para ser centros de salud calificados por el gobierno federal. Esto significa que, cumpliendo con ciertos estándares administrativos y de atención, pueden calificar para subsidios federales y para recibir reembolsos más altos del Medicaid y Medicare.

El ACA cambió el juego para estas clínicas: permitió que obtuvieran reembolsos por gran parte de los servicios que ofrecen, porque ahora más pacientes tienen seguro privado o Medicaid. En general, los ingresos en los centros de salud aumentaron, y muchos usaron fondos federales disponibles bajo la ley para expandir sus instalaciones y agregar más servicios, como odontología, atención de urgencia o de salud mental.

Con la revocación del ACA que se avecina, los directores de varios centros contaron que no pueden dormir pensando en lo que viene. Hablamos con cuatro de ellos, quienes representan el perfil de los centros, y de sus pacientes, a nivel nacional, y que dicen que sus clínicas están en un patrón de espera mientras el Congreso debate el futuro de la ley de salud.

SabanCommunityClinic, Los Angeles, California

Julie Hudman, CEO del SabanCommunityClinic, explicó que hay mucho en juego para sus pacientes.

“Muchos de los que vemos son adultos solteros. Quizás ellos son más transitorios. Hay pacientes sin techo, que presentan desafíos de salud mental, de conducta. Para ser honesta, son los pacientes más pobres y vulnerables”, dijo.

Antes que el ACA entrara en vigencia, la elegibilidad para el Medi-Cal –la versión del Medicaid en California– dependía de una variedad de factores, incluyendo el ingreso, el tamaño de la familia, el estatus familiar, si había miembros con discapacidades,entre otros. Según el Departamento de Atención de Servicios de Salud de California, bajo el Obamacare, las personas ahora pueden calificar para el Medi-Cal en base solo a sus ingresos, si el total del hogar es de menos del 138% del nivel federal de pobreza: $16,395 para un individuo y $33,534 para una familia de cuatro.

Antes que entrara en vigencia la reforma de salud, cerca de la mitad de los 18,000 pacientes de Saban no tenían seguro, dijo Hudman. Ellos pagan poco por el tratamiento, tal vez un copago de $5 o $10. Casi todos los pacientes calificaron para el Medi-Cal luego que la ley expandió la elegibilidad, explicó, y eso hizo una gran diferencia para las clínicas: el Medicaid les paga alrededor de $200 por cada visita.