Quantcast

Trump ignora a Merkel cuando le pide un apretón de manos


Redacción Agencias | 3/17/2017, 6:55 p.m.
Trump ignora a Merkel cuando le pide un apretón de manos
Trump ignoró a Merkel cuando le pidió un apretón de manos | Foto Cortesía

El diario español La Vanguardia relató el episodio que más difusión tuvo de la visita de la canciller alemana, Angela Merkel a la Casa Blanca este viernes.

Nervioso y sin mirarla a la cara, Trump posa junto a Merkel ante los periodistas. Los flashes vuelan, las portadas de todos los periódicos del día siguiente llevarán la imagen de ambos líderes mundiales y los periodistas piden el posado. “Os podéis dar la mano?” se escucha desde detrás de las cámaras. En este momento, la presidenta de Alemania pregunta a Trump: “Nos damos la mano?”. Y con la no respuesta del presidente norteamericana empiezan las especulaciones.

El magnate estadounidense evita el contacto visual con la canciller y no contesta a su pregunta. No se produce el buscado gesto y los flashes continúan. Sin dejar de mover las manos con cierto nerviosismo, Trump no intercambia palabra con Merkel y no se produce el gesto de ambos dándose la mano.

Para la experta en comunicación profesional, Teresa Baró, con su comportamiento Trump “ignora totalmente a Merkel”. Los dos líderes mundiales están sentados de costado, pero mientras que la posición del cuerpo de la alemana está enfocada hacia Trump, él mira al frente, en una posición que muestra “las ganas de acabar con ese momento”, como indica Baró. El líder norteamericano no parece cómodo con la situación, fuerza la sonrisa, arquea las cejas y se le ve especialmente inquieto en el posado ante las cámaras junto con Merkel.

Las redes se incendiaron con el gesto del presidente de EE.UU. y las especulaciones ya han comenzado. ¿Es una muestra de desprecio su actitud hacia Merkel? o, por contra, ¿Trump se vio intimidado por una mujer poderosa como la mandataria alemana? Sea cual sea la respuesta parece que Trump evita darle la mano a Merkel de manera intencionada.

Lo cierto es que los fotógrafos allí presentes y el mundo, se quedaron sin el apretón de manos entre ambos en el Despacho Oval. Un apretón de manos sin más, pero sin menos cuando se trata de Trump. El presidente de EE.UU. tiene su particular estilo de dar la mano.

Estira de su interlocutor, le aprieta bien fuerte y después lo atrae hacia él. Todo un ritual para mandar el mensaje de “aquí mando yo” del que no se han librado el primer ministro japonés, Shinzo Abe o el nominado al Tribunal Supremo, Neil Gorsuch. La primera toma de contacto pública ha acabado sin saludo y con escaso diálogo. Mucho tendrán que hablar en privado para arreglar sus difencias. Por el momento ante las cámaras, la distancia entre los dos ha quedado de manifiesto.