Quantcast

Vicepresidente venezolano demandará a secretario de OEA por decir "mentiras"


Redacción Agencias | 3/28/2017, 5:04 p.m.
Vicepresidente venezolano demandará a secretario de OEA por decir "mentiras"
Tareck El Aissami, vicepresidente de Venezuela | Foto Cortesía

El vicepresidente ejecutivo de Venezuela, Tareck El Aissami, anunció que demandará al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el uruguayo Luis Almagro, por supuestamente haber difundido "mentiras" que lo perjudicarían a él y al Gobierno de Nicolás Maduro.

"Hace pocas horas, mintiendo, acusó temerariamente sin ninguna prueba, me acusó a mí y, que no es a mí por supuesto, es al Gobierno, es a la revolución, es al pueblo, de que supuestamente se me congelaron 3.000 millones de dólares", dijo El Aissami durante una marcha "antiimperialista" en Caracas convocada por el chavismo.

Frente a miles de chavistas, el vicepresidente criticó que el uruguayo se valga de su cargo para lanzar acusaciones de este tipo pues, aseguró, "mucha gente le cree".

"He sido autorizado por el presidente Maduro y así voy a actuar, lo voy a demandar internacionalmente para que vea quién miente, sinvergüenza, mentiroso, manipulador, descarado, mafioso, tú sí eres un tarifado y mercenario del imperialismo, sicario, jalabolas (adulador)", sostuvo.

El Aissami indicó que es "lo peor" del continente quienes apoyan la posible aplicación de la Carta Democrática de la OEA a Venezuela pues, consideró, carecen de moral, y en este saco metió al gobierno "golpista" de Brasil y al presidente argentino, Mauricio Macri, que, dijo, "abandonó" al pueblo.

"Alzaremos nuestra voz por los pueblos cuyos Gobiernos se han entregado al imperialismo (...) vamos a hablar bien fuerte como hablan los chavistas (...) Este pueblo más nunca se arrodillará al imperio de mierda", prosiguió El Aissami en un enérgico discurso que acabó con un llamado al país a luchar contra Almagro y la OEA.

Este pronunciamiento se dio mientras transcurría en la OEA la discusión de un informe presentado por Almagro, donde el uruguayo pidió a Venezuela llamar a elecciones generales en 30 días para evitar una posible suspensión del organismo, un proceso complejo que requiere el apoyo de dos tercios (24) de los 35 países miembros.