Quantcast

No hay adonde ir


Fernando Mendez | 5/5/2017, 5:42 p.m.
No hay adonde ir

No, no escribimos una columna sobre los refugiados sirios o los venezolanos que votan con sus pies. La gente sin un lugar adonde ir no pertenece a la cesta de indeseables de Hillary, el 47% de Mitt Romney, o los votantes que ayudaron a Trump a ganar en los estados del rustbelt y la presidencia. Quienes no tienen adonde ir en la política de esta nación son aquellos de nosotros que apoyamos una economía sólida, una reforma migratoria, una reforma del sistema de educación pública, reconstruir la infraestructura, ayudar a los pobres, mermar el déficit, acabar con la corrupción política. Oh, sí, hemos escuchado muchos de estos asuntos entre la lista de las promesas que los políticos hacen en cada campaña. Para los votantes latinos es aún más difícil encontrar un lugar. Sabemos que el Partido Demócrata toma nuestro voto por sentado.

No es enteramente la culpa del partido. Los líderes latinos se han unido al Partido Demócrata en casi todas las elecciones nacionales y en la mayoría de las elecciones locales. En Filadelfia, el voto latino es ignorado por ambas partes. Para el insignificante número de republicanos que se postulan, el voto latino no significa nada. En Filadelfia el Partido Republicano no existe y el Partido Demócrata controla todo sin oposición. Siempre pueden contar con los sindicatos, el voto afroamericano y el número superior de demócratas registrados. Por esa razón nunca se molestan en gastar dinero en los medios de comunicación hispanos ni en campañas en vecindarios hispanos. Hay un senador estatal que conoce personalmente a los aproximadamente 2000 votantes que siguen eligiéndolo, por lo cual nunca se preocupa. Si usted es un Republicano hispano que no está enamorado del Tea Party, desprecia el Trumpismo y se niega a darle su voto a los Demócratas, usted no tiene adonde ir.

Ver la NOTA en Inglés AQUI