Quantcast

Música para bebés: ¿pueden las canciones facilitar el aprendizaje de otros idiomas?


Redacción Agencias | 5/11/2017, 8:46 a.m.
Música para bebés: ¿pueden las canciones facilitar el aprendizaje de otros idiomas?
La música puede servir para facilitar el aprendizaje de otros idiomas en los niños | Foto Cortesía

Hoy en día es indiscutible la enseñanza de otros idiomas, además del materno, desde la más tierna infancia. Vivimos en un mundo donde el inglés es el idioma global y las posibilidades en nuestra vida se multiplican cuantas más lenguas conozcamos. Además, si no lo queremos ver desde un punto de vista laboral, también es enriquecedor en lo personal, pues incrementa nuestro conocimiento y comprensión del mundo que vivimosy sus diferentes culturas.

Por suerte, existen herramientas y recursos para ayudar a nuestros hijos desde pequeños a familiarizarse con otras lenguas sin que nos agobiemos en exceso. La música es uno de ellos y quizás el principal por el papel que juega en los primeros años de la vida de un crío. Su presencia es máxima en múltiples formas: nanas, juegos, adivinanzas…

La música, el recurso perfecto para aprender idiomas

Desde hace años, se viene demostrando la conexión entre la música y la inteligencia. Con diversos estudios, se ha comprobado los beneficios de utilizar melodías para aumentar distintos tipos de capacidades cognitivas: la espacial, la matemática… También es un elemento muy útil como herramienta en un proceso de aprendizaje.

Si nos centramos en los nuevos idiomas, las canciones se constituyen como recursos útiles para la tarea de aprender vocabulario, estructuras gramaticales o pronunciación. Una tarea que, además, no se percibe como tal, pues los niños aprecian la música como algo divertido, no como una obligación.

Por ello, la adquisición de nuevas palabras o expresiones se realiza de forma casi accidental, estimulada además por un contexto de repetición. Una canción no se entona una vez sino que, si les gusta, los niños pueden estar con ella durante días afianzando así el proceso de aprendizaje.

Además, si utilizamos en casa la música como herramienta de aprendizaje, nuestro hijo tendrá la ocasión de salir del ambiente académico para conocer una nueva lengua desde un lado más popular que el que pueden ofrecernos los libros de texto.

¿Cuáles son las canciones más adecuadas?

Existe un amplio abanico de posibilidades entre las que elegir. Desde canciones más tradicionales hasta temas más actuales. Podemos, además, combinar temas diseñados especialmente para enseñar otra lengua y que tengan componentes didácticos (que reciten, por ejemplo, los números o los meses del año) con otras que hayan nacido en otros contextos.

Es interesante que los niños escuchen en inglés, por poner un caso, las canciones de sus películas favoritas, ya que obtendrán otro tipo de vocabulario, más amplio, y se divertirán muchísimo más. Aunque sí es cierto que para empezar, lo mejor es buscar temas como “Head and Shoulders”, en la que, además de cantar, los niños van señalando las partes del cuerpo de las que van hablando. O el tradicional “Happy Birthday”, ya que es fácil para los más pequeños poner este tema en su contexto adecuado.

Una vez que vayan cogiendo cierta facilidad, puede ampliarse la escucha incluso a temas musicales actuales, de estilo pop o de cualquier otro, donde, si bien las letras son más complejas, se podrán asimilar construcciones de frases algo más largas y se aprenderá también la pronunciación.