Quantcast

Preparación de visita de Trump provoca desencuentros Israel-EEUU


Redacción Agencias | 5/16/2017, 11:50 a.m.
Preparación de visita de Trump provoca desencuentros Israel-EEUU
Netanyahu visitó a Trump en febrero en la Casa Blanca | Foto Cortesía

Los preparativos para la visita, el próximo día 22, a Oriente Medio del presidente estadounidense, Donald Trump, han provocado los primeros desencuentros entre la Casa Blanca e Israel y han dado lugar a desmentidos y difusiones de conversaciones oficiales de alto nivel.

El primer encontronazo tuvo lugar el pasado domingo, a raíz de las declaraciones del secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, de que el traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén que prometió Trump antes de ser elegido "se está estudiando", porque no está claro que Israel lo vea como positivo para una iniciativa de paz.

La Oficina del Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, salió rápidamente al paso para señalar que el traslado de la legación "no daña al proceso de paz, sino todo lo contrario" y, sobre todo, para dejar claro que ésta es la posición del Gobierno israelí "pronunciada muchas veces al gobierno de Estados Unidos y al mundo".

Al día siguiente, para demostrar su afirmación y ante las presiones del ala ultraderechista de su coalición de Gobierno -que le pide instar al traslado y rechazar la solución de los dos estados- la oficina del primer ministro llegó al extremo de desvelar minutas de los encuentro entre los dos dignatarios el pasado 17 de febrero en Washington.

"Del encuentro en el Despacho Oval: 5. La embajada: el primer ministro apoya moverla", "Del encuentro en la comida en la Casa Blanca: Se preguntó al primer ministro sobre la embajada y explicó que moverla no llevaría a un derramamiento de sangre en la región" asegura la nota oficial.

Esta siguió al comentario del periodista de Fox News en Twitter Conor Powell, que aseguró que "todo el mundo" con el que ha hablado en Washington y que conoce las negociaciones sostiene que Netanyahu ha pedido a Trump que de momento no traslade la legación.

"La información difundida por un corresponsal de Fox News es falsa", declaró la Oficina del Primer Ministro, que no suele reaccionar a comentarios de reporteros en las redes sociales.

El traslado de la embajada es un polémico movimiento que supondría un giro radical en la política de EEUU en la región y se vería como una aceptación implícita de la ocupación israelí de la parte oriental de la ciudad, que se consumó en la Guerra de los Seis Días de 1967.

Netanyahu ha aprovechado la controversia para instar públicamente a Trump a dar este paso y señalar que deberían trasladarse todas las embajadas, ubicadas en el área de Tel Aviv tras la condena por la ONU en 1980 de la decisión del Parlamento de Israel con respecto a Jerusalén.

En ese año, el Parlamento de Israel aprobó una resolución que declaraba a Jerusalén "capital eterna e indivisible de Israel", lo cual implicaba una anexión en términos jurídicos, no reconocida en cualquier caso por la comunidad internacional.

Tras ello, la ONU pidió a sus miembros que retiraran sus sedes diplomáticas de Jerusalén hasta el fin de la ocupación israelí.

A la polémica de la embajada se ha sumado esta semana otra, después de que trascendiese a los medios que un miembro del equipo estadounidense que prepara la visita se negó a que Trump fuese fotografiado en el Muro de las Lamentaciones, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, por estar en territorio ocupado.