Quantcast

Diciendo verdades al poder


Fernando Mendez | 5/18/2017, 3:28 p.m.
Diciendo verdades al poder

Existen rumores persistentes de que Trump anda loco, que está caminando por la Casa Blanca descontento con la cobertura de noticias, las conferencias de prensa, la burla de Saturday Night Live y más. Parece que alguien en su propio personal, K.T. McFarland, le mostró una copia de las portadas de la revista TIME. Las portadas de TIME eran falsas y el personal tuvo que decirle la verdad para evitar un estallido. Se enojó por la hipocresía. Supuestamente su personal intervino antes de Trump twitteara o hiciera cualquier comentario. Ahora hay rumores de cambios en el personal. Nadie debe sorprenderse.

Hemos leído muchos artículos comparando Trump con Hitler, con Nixon, con otros gobernantes locos del pasado. Pero puede ser único en el hecho de que realmente cree en su propia invulnerabilidad. Recordemos que él dijo a principios de su campaña que podría disparar a alguien en medio de la 5ta avenida y nada le pasaría. Se siente injustificadamente benevolente porque no va a Nueva York a su apartamento de Trump Tower porque causa demasiados problemas. Hay dos fuerzas que trabajan dentro de él, ambas malas. Una es su necesidad de publicidad.

Como sabemos, tenía un programa de televisión popular y poseía el concurso de Miss Universo entre otras actividades de alto perfil, y sobre todo debido a su deseo de aparecer como un hombre muy importante. Creía que su nombre bastaba para impresionar y abrir puertas. Se sorprendió de que hubiese alguna resistencia a su deseo de construir "el mejor campo de golf del mundo", en Escocia. Construyó un hotel cerca de la Casa Blanca antes de darse cuenta de que estaría viviendo al lado. La otra fuerza mala es su ego, la sensación de que es todo poderoso. Se ha negado firmemente a publicar sus declaraciones de impuestos, como si estuviera por encima de la tradición y la práctica común entre los presidentes. Dijo que le había preguntado a Comey si estaba o no bajo investigación. En una entrevista con Lester Halt dice: "¿Puede usted decirme, estoy bajo investigación?" Según Trump, Comey le dijo que no. Con el exdirector del FBI libre para declarar lo que sabe, Trump podría estar preocupado por cualquier contradicción de tales conversaciones. Amenazó a Comey por Twitter, implicando que grabó las conversaciones. Eso sería totalmente ilegal. Por lo tanto, podría demostrar que Comey dijo lo que dice que hizo, pero ahora podría ser acusado de cometer un crimen. Todo este episodio ha sido malo para Trump.

Si puede despedir o contratar a cualquier persona que quiera, pero eligió a la persona equivocada en el momento equivocado y por la razón equivocada. Él admitió que tenía la investigación de Rusia en mente cuando decidió actuar. Y, por supuesto, hay fuertes similitudes con otro presidente que grabó conversaciones. Ese hombre fue desacreditado y su reputación arruinada para siempre. Trump va en la misma dirección y parece inconsciente de su destino. La gente a su alrededor tiene miedo de decirle la verdad. Sr. Trump no tiene ropa.

Ver la NOTA en Inglés AQUI