Quantcast

Populares antiácidos, ¿podrían causar daño a los riñones?


Sydney Lupkin and Pauline Bartolone | Kaiser Health News | 5/23/2017, 5:52 p.m.
Populares antiácidos, ¿podrían causar daño a los riñones?
Sherry Herman, de 50 años, de Dayton, Ohio, ha estado tomando Prilosec por una década. Fue diagnosticada con enfermedad renal crónica. | Ty Greenlees para KHN

Sherry Herman estaba mirando TV cuando apareció un aviso en la pantalla. Abogados estaban buscando a pacientes para una demanda colectiva, sugiriendo una relación entre ciertas píldoras para la acidez estomacal y la enfermedad renal crónica, incluyendo las cápsulas color beige que había tomado por años.

“Dije, ‘oh Dios mío… ¡soy yo!’”, contó Herman, un ama de casa de 50 años de Dayton, Ohio.

Herman había estado tomando desde 2004 una droga conocida como inhibidora de la bomba de protones(o PPI) para la enfermedad del reflujo gastroesofágico. Pensando que era “una droga muy segura”, tomó el medicamento recetado por una década, aunque la etiqueta recomendaba que solo se consumiera de cuatro a ocho semanas.

Entonces, en 2014, fue diagnosticada con enfermedad renal crónica. “Fue un gran shock porque nadie en mi familia la padece”, dijo. No tenía factores de riesgo para la condición, como por ejemplo una hipertensión mal controlada.

Un creciente cuerpo de investigación sugiere que la popular droga que ayudó a su estómago podría haberla dejado –a ella y a un número de pacientes como ella- con un problema médico potencialmente mucho más serio.

Una investigación reciente ha vinculado a los PPI, con graves efectos secundarios, incluyendo enfermedad renal crónica, y demandas presentadas recientemente alegan, entre otras cosas, que los que producen la droga deberían haber sabido sobre sus daños potenciales. El riesgo de enfermedad renal crónica es tanto como 50% más alto en personas que han tomado la droga comparado con las que no, aunque no se ha demostrado ningún vínculo causal y los fabricantes dicen que son seguras.

Las farmacéuticas defienden fuertemente sus productos. AstraZeneca está “confiada en la seguridad y eficacia de Nexium y Priloxec cuando se usa de acuerdo con las instrucciones aprobadas por la FDA”,dijo la vocera Abby Bozarth en una declaración a través de un correo electrónico.

Los inhibidores de la bomba de protones, como Nexium y Prilosec, entre otras marcas, son éxito de ventas en los Estados Unidos. Con 15.3 millones de recetas escritas sólo en 2013, se los considera altamente efectivos para aliviar el reflujo gastroesofágico, así como también para prevenir y tratar las úlceras.

Ampliamente publicitados, se los receta frecuentemente incluso para una indigestión menor, con sucesivas renovaciones que llevan al uso crónico, aunque fueron aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) para tratamientos de corto plazo.

Estudios han mostrado que las PPIs podrían estar siendo recetadas innecesariamente casi dos tercios de las veces. Y no es extraño que los pacientes tomen los antiácidos por años, aunque sus etiquetas recomiendan tratamiento limitado a pocas semanas o meses. El resultado es ventas de miles de millones al año para las compañías farmacéuticas, de acuerdo con datos de la firma de inteligencia comercial EvaluatePharma.

Diez millones de estadounidenses toman las drogas, ya sea recetadas o en su formulación de venta libre. Teniendo en cuenta estos números, los críticos dicen que incluso la sugerencia de riesgo es un problema para un medicamento que está sobre recetado por los médicos y utilizado de manera inapropiada por los pacientes.