Quantcast

Ciudades chinas reaccionan ante la "epidemia" de bicicletas de alquiler


Redacción Agencias | 11/7/2017, 5:50 p.m.
Ciudades chinas reaccionan ante la "epidemia" de bicicletas de alquiler

Parecía una buena y ecológica idea cuando hace dos años comenzaron en China a ponerse de moda las bicicletas de alquiler que se pagan vía móvil y pueden dejarse en cualquier parte, pero hoy han convertido en una pesadilla para viandantes y alcaldías.

La idea de las bicis de alquiler de aparcamiento libre, nacida de unos estudiantes de la Universidad de Pekín que crearon en 2014 a pionera marca (Ofo) y la sacaron del campus en 2015 ha cambiado el aspecto de las ciudades chinas, al volver a llenar las calles de bicis como en la época maoísta, pero también ha traído contratiempos.

La posibilidad de poder aparcar las bicis en cualquier parte, cambiando el habitual sistema de alquiler en anclajes o áreas designadas, ha sido la clave del éxito de una industria que en China ya tiene 70 marcas diferentes en sus calles y 16 millones de velocípedos, aunque también puede ser su condena.

Los peatones de grandes ciudades como Pekín y Shanghái han comenzado a quejarse este año, el de la gran expansión de esta industria, de que estas bicicletas apiñadas bloquean calles y aceras, forzándoles a caminar por la calzada o impidiéndoles acceder con facilidad, por ejemplo, a las bocas de metro.

La situación ha llevado a muchas ciudades del país a prohibir que aumente el parque de bicicletas de alquiler: Pekín fue una de las primeras en ordenarlo, en septiembre, cuando el número de estos vehículos a pedales alcanzó los 2,35 millones.

Los ayuntamientos de otras metrópolis como Shanghái (con 1,5 millones de bicicletas), Shenzhen, Wuhan y Cantón, entre otras, le imitaron y ya son 13 las ciudades que han establecido un límite al sentirse saturadas.

Se han tenido que emitir regulaciones para intentar concentrar estos vehículos en áreas designadas, impedir que se aparquen en el interior de zonas residenciales, o que se abandonen en mitad de la calzada, exigiendo a las empresas que gestionan estos servicios que se encarguen de recogerlas periódicamente.

Ofo, que se disputa con la también pequinesa Mobike el título de empresa dominante del sector, asegura que entiende estas medidas.

"Respetamos las regulaciones que Pekín, Shanghái y otros gobiernos han introducido, por lo que hemos dejado de introducir bicicletas adicionales inmediatamente", señaló una portavoz de Ofo a Efe.

"Hemos contratado personal para recolocar algunas de estas bicicletas desde el centro (de Pekín) a las afueras, como el gobierno sugirió, y hemos fortalecido nuestra plantilla en zonas bulliciosas para garantizar que los vehículos están aparcados de forma ordenada", añadió.

La firma, que ya está llevando su idea a ciudades de todo el mundo como Londres, Manchester, Florencia, Milán, Singapur o Bangkok, defiende que por encima de algunos problemas logísticos que las firmas intentan resolver, han traído grandes beneficios al transporte urbano.

"A medida que las ciudades están cada vez más pobladas y son más caras, el alquiler de bicicletas es una alternativa viable a largo plazo al transporte público, los taxis o los automóviles privados", defendió la portavoz.

Mobike, que con sus icónicas bicicletas naranjas rivaliza con las amarillas de Ofo, considera que ante la saturación en las ciudades chinas la solución es salir al mercado exterior.