Quantcast

Vendajes electrónicos curan antes las heridas y previenen la infección


Redacción Agencias | 11/7/2017, 2:42 p.m.
Vendajes electrónicos curan antes las heridas y previenen la infección

Un grupo de científicos del Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio ha desarrollado vendajes electrónicos que evitan que las heridas se infecten.

Se trata de vendajes especiales que utilizan campos eléctricos débiles y se activan al contacto con los flujos corporales de los pacientes. Esta característica les permite interrumpir infecciones bacterianas, así como combatir la resistencia a los antibióticos y ayudar a la curación de las heridas de quemaduras.

"La resistencia a los medicamentos en bacterias es una gran amenaza, y se estima que las infecciones por biopelículas resistentes a los antibióticos representan al menos el 75% de las infecciones bacterianas en Estados Unidos", afirma Chandan Sen, director del estudio. "Este primer estudio preclínico reconoce el potencial de los productos electroacústicos como una plataforma efectiva para combatir la infección por biopelícula".

La biopelícula, biofilm, tapiz bacteriano o tapete microbiano es un ecosistema de microbios organizado que se compone de uno o varios microorganismos asociados a una superficie con características funcionales y estructuras complejas. Están asociadas a la naturaleza crónica de infecciones y representan una importante complicación de la herida, ya que cuentan con bastante resistencia a las intervenciones farmacológicas.

El estudio se basa en una investigación anterior de Sen de hace tres años, en la que se desarrolló un vendaje electrónico inalámbrico compuesto de plata y zinc impresos en tela. Cuando se humedece, el material genera un campo eléctrico débil sin necesidad de una fuente de energía externa y se puede usar como cualquier apósito desechable convencional.

En las pruebas de laboratorio con tejidos de cerdo se aplicó el vendaje pasadas dos horas desde la infección de una herida. Tras siete días lo volvieron a aplicar, y después trataron las lesiones dos veces a la semana durante 56 días. El apósito ya está aprobado por la FDA estadounidense para su uso clínico.

"Nuestro estudio demuestra que el vendaje electrónico puede verse como un apósito electroquímico de primera generación para el cuidado de heridas, y también acelera la curación al restaurar la función de barrera de la piel", afirma Sen. "Tanto desde la estructura bacteriana de la biopelícula como desde la perspectiva de la respuesta del huésped, el material fue consistentemente efectivo, y no necesita baterías ni cables porque aprovechamos la energía electroquímica".