Quantcast

Música para bebés: El equilibrio emocional y social que necesita tu hijo


Redacción Agencias | 11/8/2017, 2:41 p.m.
Música para bebés: El equilibrio emocional y social que necesita tu hijo

La infancia es el momento en la vida de una persona en la que se aprende con mayor facilidad y rapidez. Esto es debido a que el cerebro de los niños está más activo que el de un adulto. De ahí que la música sea, entre otros elementos, de gran importancia para su desarrollo emocional y social. Pero, ¿hasta qué punto esto es así?

Se viene diciendo desde siempre que la música es capaz de mejorar la capacidad de atención y estimulación de la memoria de los bebés. Numerosos especialistas recomiendan ya a los padres que acostumbren a sus hijos a escuchar música antes de nacer, ya que de esta manera lograrán que el feto disfrute de un descanso más placentero.

Precisamente en la estimulación del bebé se potencian su desarrollo social y emocional para que se dé el equilibrio perfecto que necesitan. Y es que la música no solo estimula de forma sensorial, sino que también logra que los niños se relacionen mejor con otros y se comuniquen entre ellos de mejor manera.

Motor para las emociones

Desde el punto de vista emocional, la música imprime un efecto relajante en el bebé. Sus consecuencias son de suma importancia para el desarrollo y la educación del niño. No en vano, la música es capaz de transmitir emociones e impulsa en los más pequeños su labor creativa.

Los expertos aseguran que aquellos bebés que suelen escuchar música serán capaces de emitir una gran cantidad de gestos y emociones. Hay infinidad de terapias que se fundamentan en la música, todas ellas encaminadas en mejorar la creatividad y los aspectos emocionales y sentimentales de los más pequeños.

Relaciones a partir de la música

La música también tiene un componente social para los bebés que resulta fundamental. La repetición de los sonidos harán que el niño mejore su comprensión del habla. De esta manera, conseguirán desde bien pequeños comunicarse de forma cercana primero con sus padres para luego socializar con el resto de personas.

Los niños necesitan desde bien pronto poseer confianza y autoestima, dos aspectos que les ayudarán a relacionarse con los demás. La música, desde el momento en el que fomenta la comunicación y la creatividad, incide plenamente en su desarrollo social. Poco a poco, hará que los niños vayan adquiriendo vocabulario.

Por todo esto, es capaz de dotar al niño del equilibrio emocional y social que necesita para su desarrollo y educación. Un elemento que no puede faltar desde la más tierna infancia, ya sea tarareándoles canciones, cantando, bailando o incluso tocando algún instrumento. Y todo esto siempre entendiendo el niño la música como una fuente de diversión.

En definitiva, algunos de los principales beneficios de la música para el bebé son:

-Reduce los niveles de estrés.

-Mejora de la concentración e impulsa la creatividad.

-Comunicación y relaciones sociales más estrechas con sus padres y con el resto de personas.

-Favorece el desarrollo psicomotor del bebé.

-Mayor sentido del equilibrio y del movimiento al empezar a andar.

-Estimula el desarrollo lingüístico, lo que le ayudará más adelante en sus relaciones sociales.